La inflación continúa en China por encima del 5 % por segundo mes consecutivo

Pekín, 10 mar (EFE).- El índice de precios al consumidor (IPC) de China, principal indicador de la inflación, bajó dos décimas en febrero y se situó en el 5,2 % en tasa interanual, con lo que este indicador suma ya dos meses consecutivos por encima del 5 %, debido a las interrupciones provocadas por la epidemia de coronavirus.

Sin embargo, la subida de febrero fue algo menor que la registrada en enero, cuando la inflación se disparó con una subida del 5,4 % interanual, informó hoy la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

Según los datos, al igual que en meses anteriores, los principales protagonistas del aumento del IPC fueron los alimentos, que se encarecieron un 21,9 % (frente al 20,6 % de enero).

En concreto, el precio del cerdo, uno de los productos más demandados por los consumidores chinos, continúa imparable y aumentó el 135 % interanual el mes pasado (en enero lo hizo un 116 % interanual), dado que su producción se ha visto mermada por una epidemia de peste porcina africana que ha diezmado su población en el país.

Asimismo, el precio de las verduras aumentó un 10,9 %, mientras que el de las frutas frescas descendió un 5,6 %, y el de los huevos subió un 1 %.

INTERRUPCIÓN DE LA OFERTA

Según la ONE, el principal motivo de estos aumentos reside en la oferta, interrumpida por las “medidas de control” tomadas a raíz del brote de coronavirus que han afectado al transporte y a la logística.

En concreto, Zhao Maohong, funcionario de la ONE, indicó que las “restricciones” a la movilidad del transporte y de las personas, así como el cierre de negocios, han afectado al suministro de alimentos, provocando una subida de los precios.

“La producción y el suministro de algunos productos se ha visto afectada. Ha sido complicado satisfacer las necesidades del mercado de manera oportuna. Y desde el punto de vista de la demanda, algunos residentes están acaparando productos de larga duración, lo que incide en aumentos de los precios”, según la ONE.

Pero analistas como Julian Evans-Pritchard, de la consultora británica Capital Economics, creen que los datos también esconden “una demanda más débil” que ha afectado al precio de bienes y servicios más allá de los alimentarios.

Según este experto, los índices sugieren que “el brote ha provocado un debilitamiento de la demanda. La caída de los precios en el sector servicios es especialmente notable y evidencia una caída en el gasto de los hogares”.

De hecho, los precios de los artículos no alimentarios aumentaron un 0,9 % interanual en febrero frente a la mayor subida del 1,6 % interanual registrada en enero.

Dentro de este apartado, los precios del sector sanitario aumentaron un 2,2 %; los del sector educativo y cultural, un 1 %, y los del sector textil, un 0,5 %.

Por contra, los precios del transporte y comunicaciones descendieron un 1,6 % interanual en febrero.

LOS PRECIOS MAYORISTAS, TAMBIÉN AFECTADOS

Por otra parte, la ONE informó hoy de que el índice de precios a la producción (IPP), que mide la inflación mayorista, descendió un 0,4 % interanual en febrero tras haber aumentado un 0,1 % interanual en enero.

La institución destaca que los precios mayoristas han descendido en algunos sectores debido al abaratamiento del petróleo, mientras que los precios de fabricación de productos farmacéuticos aumentaron en febrero un 0,9 % interanual.

“Las empresas de producción de material de protección médica reanudaron la producción para garantizar el suministro, pero se han visto afectadas por el aumento de los precios de las materias primas y por el aumento de los costos de la logística”, indica la oficina.

Según la ONE, el precio de los productos de desinfección aumentó un 14,8 % en febrero, y el de los materiales sanitarios, un 1,5 %.

En opinión de Evans-Pritchard, “los precios mayoristas han caído, pero dado que aún hay muchas fábricas cerradas, creemos que los índices aún no reflejan completamente el impacto de una demanda más débil”.

De cara al futuro, el economista prevé una mayor caída de la inflación debido a la bajada en los precios del petróleo.

“Por otra parte, las interrupciones del lado de la oferta disminuirán a medida que los trabajadores migrantes regresen a trabajar en fábricas y puertos”, añade.

No obstante, “es probable que la demanda siga siendo moderada en el corto plazo dado el debilitamiento del crecimiento global y el impacto del virus en el empleo”, lo que podría provocar que el Banco Popular de China (BPC, central) relaje aún más su política monetaria, según el analista.

Acerca de ProfesionalesHoy 30494 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy