Flexibilidad e inversión, receta económica de Bruselas frente al coronavirus

Bruselas, 13 mar (EFE).- La Comisión Europea (CE) presentó este viernes su respuesta frente al impacto económico de la pandemia de coronavirus, en la que apuesta por aplicar con flexibilidad las normas fiscales y las ayudas de Estado, y por facilitar las inversiones en la sanidad, el empleo o las pequeñas y medianas empresas.

Al mismo tiempo, el Ejecutivo comunitario reconoció que la economía de la Unión Europea (UE) podría decrecer este año por el brote del virus.

En una rueda de prensa, la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, garantizó que Bruselas aplicará las reglas comunitarias sobre ayudas de Estado y control fiscal con la “máxima flexibilidad”, de forma que los países puedan aumentar el gasto para contener el virus y desviarse de sus objetivos de déficit.

La vicepresidenta del Ejecutivo de la UE y comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, precisó que hay “muchas formas” en las que los países miembros pueden apoyar a sus economías frente al coronavirus sin necesidad de recibir el visto bueno de Bruselas sobre esas ayudas de Estado.

En ese sentido, mencionó la opción de proporcionar subsidios salariales y de suspender el pago del impuesto de sociedades o del IVA.

“Pero necesitaremos hacer más. Y las normas europeas sobre ayudas de Estado permiten a los Gobiernos tomar acciones eficaces”, constató.

La política danesa afirmó que en áreas como el turismo, el transporte o la hostelería, especialmente afectados por la pandemia, la Comisión está trabajando con los países para poner en marcha mecanismos que compensen a esos sectores por los daños sufridos por el COVID-19.

Añadió que los Gobiernos también pueden ayudar a los consumidores individuales, por ejemplo, reembolsando el precio de los billetes de eventos cancelados, sin necesidad de recibir la aprobación de Bruselas.

Agregó que las reglas de la UE sobre ayudas de Estado permiten a los países aprobar planes para proporcionar liquidez urgente a pymes.

En cuanto a los bancos, dijo que algunos Gobiernos pueden querer usarlos como recurso para apoyar la economía, y adelantó que trabajarán con los Ejecutivos en ese campo.

“Si se necesita en las próximas semanas o meses, tenemos las reglas en vigor para permitir a los Gobiernos garantizar que los bancos tienen liquidez adecuada para dar préstamos a sus clientes”, comentó.

Vestager advirtió de que el impacto económico del brote puede aumentar y reconoció que los Gobiernos pueden verse obligados a proporcionar ayudas de Estado “en una escala mucho mayor”, como está sucediendo en Italia.

“Nuestras normas permiten un apoyo general a toda la economía en Estados miembros que afrontan perturbaciones graves en sus economías”, expuso, y admitió que, más allá de Italia, la situación en “más y más países está yendo en la misma dirección”, por lo que dijo que están siguiendo de cerca la situación en cada socio comunitario.

Por su parte, el vicepresidente económico de la CE, Valdis Dombrovskis, indicó que una de las prioridades de Bruselas es garantizar la liquidez de las empresas y que se protegen los empleos y salarios de los trabajadores, y reiteró que la Comisión apoyará a los países que usen “toda la flexibilidad” del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, donde se establece el nivel que deben tener los déficits y las deudas públicas de los Estados.

“Esto permite a nuestros países implementar las medidas urgentes que necesitan para contener el brote y mitigar su impacto social y económico negativo”, declaró.

Apuntó que la cláusula sobre “eventos inusuales” del pacto, aplicable en el caso del coronavirus, permite los gastos excepcionales para contener el COVID-19, incluidos gastos sanitarios o medidas “de alivio” para empresas y empleados.

“Los países pueden aplicar medidas de contención inmediata para proporcionar equipamiento médico, incrementar la capacidad de los hospitales, medidas de protección civil y campañas informativas”, enumeró, y recalcó que el gasto también puede dirigirse a empleados por cuenta ajena y autónomos, o a empresas.

La Comisión recomendará, igualmente, ajustar los esfuerzos fiscales exigidos a los países en caso de “crecimiento negativo o grandes caídas en la actividad”.

El propio Dombrovskis dijo que la Comisión está preparada para activar la cláusula del Pacto de Estabilidad que permite suspender las recomendaciones de ajuste fiscal realizadas a los países “en casos de recesión económica severa” en la eurozona o la UE.

En cualquier caso, aseguró que esas medidas no suponen una suspensión del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Por su parte, la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, anunció un plan para movilizar una inversión de hasta 37.000 millones de euros en sanidad, empleo y pequeñas y medianas empresas. De esa cantidad, España podrá utilizar 4.145 millones de euros.

Pese a la flexibilidad y las inversiones, el director general de Asuntos Económicos y Financieros de la CE, Maarten Verwey, consideró hoy “muy probable que el crecimiento para la eurozona y la UE en su totalidad caiga muy por debajo de cero este año”.

Acerca de ProfesionalesHoy 30602 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy