El BCE no renuncia a bajar tipos si fuera necesario, dice el Banco de España

Madrid, 13 mar (EFE).- El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha explicado que el BCE decidió este jueves mantener sin cambios los tipos de interés porque cuenta con otras herramientas para hacer frente a la crisis provocada por el coronavirus, lo que no implica que no los baje si lo ve necesario.

En un encuentro con periodistas celebrado este viernes, Hernández de Cos defendió la decisión adoptada por el Banco Central Europeo (BCE) y defendida por su presidenta, Christine Lagarde, que recibió duras críticas y provocó una fuerte reacción en los mercados, que esperaban un nuevo recorte de tipos de interés.

El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35, perdió un 14 % en la peor sesión de su historia, situación que se repitió en todas las grandes bolsas europeas.

Aunque no tuvo ocasión de exponerlo ayer, ha explicado el gobernador, Lagarde y el consejo del BCE, que adoptó todas las decisiones “por unanimidad”, no descarta que haya que hacerlo si fuera necesario, para lo cual hay margen.

No se ha llegado todavía al nivel en el que una bajada de tipos de interés, que ya están en negativo, afecte negativamente al crédito, ha explicado, de ahí que el BCE no renuncie a aplicar una nueva rebaja si la situación lo requiriera.

El “no uso de los tipos”, ha reiterado, es porque la entidad está convencida de que ésa no es ahora la medida adecuada, “pero sin renunciar a ello”.

La primera línea de defensa ante una situación como la provocada por la pandemia de coronavirus “debe ser temporal”, ha enfatizado, para amortiguar los efectos de la crisis y evitar que el impacto económico se vuelva permanente.

En ello, ha dicho Hernández de Cos, desempeña un papel fundamental una política fiscal coordinada a nivel internacional para ayudar a familias y empresas que puedan tener, de forma temporal, pérdidas de renta.

Esta política fiscal debe ser “targeted y temporarily timed”, es decir, diseñada a propósito para los objetivos que se persiguen, “limitada en el tiempo” y “de magnitud suficiente”.

Es importante que se ponga en marcha una política fiscal coordinada a nivel europeo, para después volver a la posición inicial “y se retome todo”, argumenta el gobernador.

Lo que sí pude hacer el BCE, ha añadido, y así ha hecho, es garantizar la liquidez, así como preservar las condiciones de provisiones de crédito, con medidas de regulación bancaria y macroprudenciales, y mantener holgadas las condiciones del mercado.

Para garantizar la liquidez, el organismo ya decidió ayer poner en marcha nuevas operaciones, así como inyecciones para asegurar que las entidades financieras mantendrán el crédito en los próximos trimestres.

El BCE anunció también que comprará deuda adicional de la zona del euro por 120.000 millones de euros hasta finales de año, si bien Hernández de Cos no ha querido señalar a un país en concreto, “hoy puede ser Italia, mañana cualquier otro”.

Estas políticas se van a implementar “con flexibilidad”, ha indicado, “si vemos que es la deuda corporativa la que necesita respaldo así se hará, si es la deuda soberana, pues así será”.

En la situación actual, que es sobre todo “de gran incertidumbre”, el BCE quiere ser cauto y ha llegado a la conclusión de que antes que nuevas bajadas de tipos de interés caben otras medidas, “pero eso puede cambiar”.

Ante un “shock” temporal de la magnitud del que atraviesa la economía global, ha añadido, hay que tratar de amortiguar el golpe a corto plazo y evitar efectos persistentes a largo plazo.

Acerca de ProfesionalesHoy 30524 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy