Brasil decidirá el rumbo de sus intereses tras una semana negra en el mercado

Sao Paulo, 15 mar (EFE).- El Banco Central de Brasil decidirá esta semana si mantiene su tasa básica de interés, actualmente en mínimos (4,25 %), o si apuesta por un nuevo recorte de tipos para inyectar un estímulo en su alicaída economía, tras una semana negra en el mercado por el avance del coronavirus y la guerra de precios del petróleo.

El nerviosismo generado a raíz de la crisis sanitaria por el COVID-19 y sus consecuencias en la mayor economía de Sudamérica también pesarán en la reunión del Consejo de Política Monetaria (Copom) del Banco Central, prevista para el próximo miércoles.

En dicho encuentro el emisor tendrá que decidir si mantiene su actual política de reducción gradual del costo del dinero como medida para incentivar la anémica economía brasileña o si mantiene los intereses para frenar un posible aumento de la inflación, que fue del 4,01 % en el acumulado de los últimos doce meses.

Los analistas, de momento, se inclinan por una reducción de los tipos de interés de 0,25 puntos porcentuales, siguiendo el camino trazado por la Reserva Federal de Estados Unidos, que recientemente anunció por sorpresa una bajada de 50 puntos básicos hasta un rango comprendido entre el 1 y el 1,25 % para atajar el coronavirus.

“Se espera una reducción del 0,25 % en función del actual escenario. Si no fuese por la crisis mundial, probablemente los intereses serían mantenidos”, explicó a Efe el economista y director ejecutivo de la Asociación de Ejecutivos de Finanzas, Administración y Contabilidad, Roberto Vertamatti.

Teniendo en cuenta la actual coyuntura económica, un nuevo recorte de los intereses no “tendría ningún impacto negativo” porque “la inflación sigue muy baja”, según precisó en declaraciones a Efe Nelson Marconi, profesor del centro de estudios Fundación Getúlio Vargas.

Teóricamente, el corte de los tipos de interés podría presionar el dólar al reducir el flujo de capital extranjero en busca de retornos más elevados en otros países, pero, según analistas consultados por Efe, el dinero “especulativo” que apostaba por la renta fija ya huyó de Brasil entre noviembre y enero de este año, antes de la crisis del coronavirus.

“El recorte de los intereses no tendría un reflejo significativo en este momento”, opinó Vermatti.

Pero la fuerte depreciación del real, precisaron los economistas, no depende tan sólo de los problemas locales de Brasil, sino de la situación internacional, cada día más inestable por la pandemia del COVID-19.

TURBULENCIAS EN LOS MERCADOS LATINOAMERICANOS

Contagiadas por las turbulencias internacionales, las principales bolsas de Latinoamérica sufrieron una semana desastrosa y en tan solo cinco jornadas las empresas de capital abierto de la región perdieron 257.300 millones de dólares en valor de mercado, de acuerdo con la consultora Economática.

La Bolsa de Sao Paulo, la mayor plaza de Sudamérica, acumuló una caída del 15,6 % e interrumpió sus operaciones en hasta cuatro ocasiones, mientras que el dólar estadounidense alcanzó un nuevo récord al cerrar negociado el viernes a 4,812 reales para la venta.

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV), otra de las plazas con más peso de la región, sumó una pérdida de más del 10 % esta semana y, en un hecho inusual, su principal indicador, el Índice de Precios y Cotización (IPC), interrumpió su sesión el jueves durante 15 minutos tras una apertura con pérdidas superiores al 7 %.

La moneda mexicana acumuló una depreciación de 9,3 %, según el Banco de México, por lo que se considera su peor caída semanal desde noviembre de 2016, cuando Donald Trump ganó las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Ya en Argentina, el principal índice de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, el S&P Merval, se desplomó un 19,23 % y la prima de riesgo medida por el JP Morgan superó esta semana por primera vez desde 2005 la barrera de los 3.000 puntos básicos para finalizar la semana en 3.100.

Alba Santandreu

Acerca de ProfesionalesHoy 33984 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy