La industria del motor para por coronavirus con una cascada de ERTES a la vista

Madrid, 16 mar (EFE).- Las diecisiete plantas que suman los fabricantes de automoción en España -Volkswagen (Seat), PSA, Nissan, Ford, Mercedes-Benz e Iveco- han parado su actividad para evitar la extensión del coronavirus entre sus empleados y por las dificultades en el suministro de piezas y componentes que esta provocando la pandemia.

La paralización de la actividad desencadenará una cascada de expedientes de regulación de empleo, en principio temporales, como los que ya han anunciado Seat en Barcelona, para casi 15.000 trabajadores; Volkswagen en Navarra, Iveco en Madrid o las cuatro plantas de Renault.

Según fuentes del sector de la automoción, que genera el 10 % del valor añadido bruto de la economía española, en estas fábricas trabajan en las cadenas de producción unas 66.000 personas, a las que hay que sumar otras más de 27.000 en departamentos como los de administración.

El cierre arrastra a su vez a concesionarios y fabricantes de componentes, sector éste último que en España suma más mil empresas, muchas de ellas pymes, que generan 230.100 puestos de trabajo directos y cerca de 1430.000 indirectos.

No obstante, antes de tomar medidas sobre el empleo, muchos esperarán a conocer las medidas que previsiblemente aprobará este martes el Consejo de Ministros para facilitar la tramitación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) o que los afectados cobren prestación sin “consumir” paro.

La compañía automovilística Seat, del grupo Volkswagen, anunció hoy que aplicará en los próximos días un ERTE temporal en la planta de Martorell (Barcelona), la más grande de España, con unos 15.000 empleados, y que, según fuentes sindicales, permanecerá cerrada entre cinco o seis semanas.

Además, Volkswagen ha puesto en marcha el proceso de solicitud de un ERTE para su planta de Lanbaden (Navarra), que cesó su actividad el domingo y emplea a unas 4.800 personas, por “causa de fuerza mayor” ante la falta de personal por el coronavirus y para garantizar la salud de los trabajadores.

El acuerdo, pactado a comienzos de mes en previsión de que el coronavirus afectara a la producción, “estará supeditado y será revisable en función de lo que establezca el Gobierno para esta situación”.

El grupo francés PSA anunció este lunes el cierre progresivo de todas sus plantas de producción en Europa, incluidas las españolas de Madrid, Zaragoza y Vigo ante la aceleración del número de contagios, los problemas de aprovisionamiento y por la abrupta caída de las ventas de coches.

El cierre de la planta de Madrid se ha programado para hoy, la de Zaragoza parará el martes y el viernes lo hará la de Vigo. En todas, los procedimientos de cierre se harán en coordinación con los sindicatos, según la compañía.

Por su parte, Reanult, ha decido parar la producción y aplicar ERTEs en sus cuatro plantas en España, en las que emplea a más de 10.000 personas y que están ubicadas en Valladolid (2), Palencia y Sevilla.

Iveco ha cerrado su fábrica de Madrid (2.300 trabajadores), desde hoy “y hasta nuevo aviso” y ha puesto en marcha un ERTE que aprobó en diciembre y que tenía de plazo hasta junio para activarlo. Su planta de Valladolid (1.000 empleos) parará desde la tarde del lunes y hasta el miércoles, cuando se revisará la situación.

La planta del Mercedes-Benz en Vitoria, la fábrica más grande del País Vasco con unos 5.000 trabajadores, también ha parado este lunes su producción, sin que haya transcendido la duración ni las condiciones de la parada.

El domingo Ford cesó la producción en su planta de Amussafes (Valencia), que emplea a unas 7.000 personas. La compañía tenía previsto interrumpir la producción tres días, entre este miércoles y el proximo viernes, pero decido cerrar toda la semana tras confirmar tres casos positivos de Covid-19 entre los trabajadores en 24 horas.

En Nissan, la producción se encuentra prácticamente parada desde en Avila y Barcelona (con paradas desde el viernes). Así, mañana sólo acudirá a la planta de la Zona Franca unos 100 de los 2.600 empleados con los que cuenta, según fuentes sindicales, que han apuntado que temen que mañana la compañía ponga sobre la mesa un ERTE.

Por su parte, Michelín ha optado por parar hoy y durante al menos ocho días en España, lo que afecta a sus fábricas de Lasarte (Guipúzcoa), Vitoria (Álava), Aranda de Duero (Burgos) y Valladolid, y el centro de experiencias de Almería.

Fuentes de Gestamp, el mayor fabricante de componentes de España, con 22 fábricas y 6.000 empleados en el país, han explicado a Efe que están adaptado su producción a las paradas de las plantas de muchos sus clientes y que no se descartan ERTEs.

Desde Grupo Antolín, segundo fabricante nacional de componentes, han explicado a Efe que han iniciado negociaciones con los sindicatos para adoptar medidas de flexibilidad con el objetivo de hacer frente a paradas de producción. Primero, se agotarán las medidas de flexibilidad interna antes de adoptar ERTEs en línea con lo que se negocie en el sector, han subrayado.

Por su parte, la alemana Bosch ha afirmado que ha fecha de hoy, sus fábricas en España funcionan con relativa normalidad, ya que, aunque hay fabricantes de automóviles que han parado su producción, sus plantas suministran mayoritariamente al extranjero, principalmente en Europa.

Acerca de ProfesionalesHoy 30607 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy