Empresas y particulares se reinventan para fabricar productos sanitarios

Madrid, 21 mar (EFE).- Ante la escasez de equipos de protección individual frente al coronavirus, ya sean geles desinfectantes o mascarillas, muchas empresas han decidido reconvertir su producción habitual para fabricar estos productos y hacérselos llegar, principalmente, al personal sanitario.

Hace unos días, Inditex aseguró que ya estaba “explorando” la capacidad de convertir parte de su capacidad de fabricación textil a la producción de material sanitario, en especial, batas protectoras.

Pero al margen del gigante del textil, son muchas las empresas y pequeños negocios que no han dudado en aportar su capacidad técnica y logística para la lucha contra este virus, que ha dejado en España numerosos muertos y más de 20.000 contagiados.

En Asturias, las tres cámaras de Comercio, Industria, Servicios y Navegación, han hecho un llamamiento conjunto para que sus fabricantes adapten su producción y comiencen a confeccionar material sanitario desechable como mascarillas, guantes, batas impermeables y soluciones hidroalcohólicas.

Un paso por delante ha ido Montse Herrero que, a través de su pequeña mercería de Palencia, decidió donar cien metros de tela para fabricar 6.500 mascarillas sanitarias y ya ha recibido más de 300 llamadas de ayuntamientos, asociaciones, cooperativas y particulares con el objetivo de sumarse a la iniciativa.

La idea es tener confeccionadas las mascarillas “lo antes posible” para entregarlas en la Delegación Territorial de la Junta en Palencia para su posterior distribución, según explicó.

A esta causa también se ha sumado la firma de calzado alicantina For Shoes que, según explica su propietario, José Luis Prada, dispone de una máquina para coser mascarillas y ha decidido poner a dos de sus trabajadores a fabricar estos materiales.

Aunque reconoce que su capacidad de producción es limitada, Prada destaca que no ha parado de recibir pedidos que donará a los colectivos que más lo necesiten, como es el caso de las 200 mascarillas que va a entregar a una asociación de Murcia que da servicio a ancianos.

También, la empresa de calzado Callaghan de Arnedo, en La Rioja, ha adaptado sus equipos para el diseño y fabricación de mascarillas y batas sanitarias que harán llegar al gobierno autonómico de la región.

En esta misma línea, el Instituto Tecnológico del Textil Aitex trabaja para homologar tejidos y materiales con el fin de que empresas de la Comunidad Valenciana que se han ofrecido a fabricar mascarillas puedan hacerlo.

En un contexto más digital, pero con el mismo fin, grupos de especialistas en impresión 3D de Castilla y León han optado por fabricar mascarillas que destinarán al complejo hospitalario de Zamora tras conocer sus necesidades.

Asimismo, estudiantes y profesores de la Universidad de La Rioja colaboran en un proyecto en común para la fabricación de material sanitario mediante este sistema y ya han empezado a imprimir piezas para máscaras con pantalla de acetato.

EMPRESAS DE BEBIDAS CEDEN SUS INSTALACIONES

Ante la falta de gel sanitario, uno de los productos clave para mantener la higiene y frenar el contagio del virus, empresas vinícolas y de bebidas espirituosas han puesto sus instalaciones al servicio del Gobierno para realizarlas.

Es el caso de la empresa vitivinícola González Byass que ha puesto a disposición de las autoridades los recursos “técnicos y humanos” de todas sus plantas para la fabricación y suministro de alcohol sanitario y gel hidroalcohólico.

Por su parte, la compañía Pernod Ricard España, que cuenta en su portafolio con marcas como Beefeater o Havana Club, ha ofrecido al Gobierno su “capacidad humana, técnica y productiva” para fabricar geles.

INICIATIVAS PARTICULARES Y MASCARILLAS CASERAS

“Mascarillas Solidarias Ceuta” es la iniciativa que ha nacido a través de las redes sociales y en la que barriadas enteras de la ciudad autónoma confeccionan mascarillas caseras que luego hacen llegar a grupos de la Policía Local, Autoridad Portuaria y a algunos colectivos de militares.

Por su parte, la asociación Tolerancia 0 al Bullying de Cantabria ha puesto en marcha una iniciativa ciudadana para confeccionar mascarillas en los domicilios, a la que ya se han sumado seis costureras con el objetivo de extender este movimiento solidario por toda la región.

Además de las donaciones a hospitales y a la Policía Local de Cartagena por parte de empresas locales, vecinas de la comarca murciana del Noroeste están haciendo mascarillas de tela que envían al hospital de Caravaca de la Cruz, según ha difundido el sindicato de enfermería Satse.

Acerca de ProfesionalesHoy 30565 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy