La cuesta de enero eleva la morosidad al 4,83 %, tras la mejora de la de consumo

Madrid, 23 mar (EFE).- La “cuesta de enero” y una evolución algo más lenta de la economía han contribuido a que la morosidad bancaria repunte cuatro centésimas, hasta el 4,83 % a cierre de enero, después de que 2019 terminara con una mejora de casi un punto en los impagos de la financiación al consumo, hasta el 4,35 %.

Según los datos publicados este lunes por el Banco de España, del mes de enero en el caso de la morosidad general y del cierre de 2019 en el desglose por sectores, la morosidad hipotecaria volvió a bajar y pasó del 3,59 % al 3,47 %, en tanto que la del crédito promotor cerró 2019 en el 5,24 %, frente al 6,81 % anterior.

Estos datos no reflejan aún el impacto de la crisis del coronavirus, que se empezarán a notar en la estadística correspondiente a marzo y que se publicará a partir de mayo.

Volviendo al dato general de enero, el recorte del crédito y el pequeño repunte del saldo de dudosos se deben, en parte, a razones estacionales, pues después de los gastos navideños viene la “cuesta de enero”, al igual que sucede tras el verano.

En cifras absolutas, el saldo de dudosos se elevó a 57.391 millones, frente a los 57.192 millones con que cerró 2019, aunque durante todo el año mejoró en casi 13.000 millones, ya que en diciembre de 2018 los impagados sumaban 70.252 millones.

El crédito, por su parte, retrocedió hasta 1,187 billones desde los 1,193 billones de diciembre, con lo que la nueva producción no logró compensar el desendeudamiento de las familias, las ventas de carteras de las entidades o, simplemente, la mayor cautela en la concesión por temor a un frenazo de la economía.

Por su parte, la morosidad hipotecaria, que cerró 2019 en el 3,47 %, continúa en su nivel más bajo desde junio de 2012, poco antes del rescate a la banca española, y cada vez más lejos del máximo histórico del 6,32 %, alcanzado en marzo de 2014.

Sólo un trimestre después, en junio de 2014, llegó el pico de la morosidad del sector promotor e inmobiliario, que superó el 38 %.

Y en volumen, los datos muestran que la financiación concedida por las entidades a las promotoras se elevó a 88.149 millones, frente a los 84.924 millones del trimestre anterior, de los cuales 4.616 millones eran dudosos, también menos que los 5.781 millones del trimestre anterior.

La morosidad de los créditos al sector promotor e inmobiliario también se redujo en diciembre hasta el 5,24 %, casi 1,6 puntos porcentuales menos que el trimestre anterior y 4,4 puntos menos que en diciembre de 2018, cuando se encontraba en el 9,62 %.

El Banco de España también ha publicado este lunes los datos agregados de bancos, cajas y cooperativas, por un lado, y, por otro, el de los establecimientos financieros de crédito, que financian la compra de grandes bienes de consumo.

La morosidad conjunta de bancos, cajas y cooperativas empeoró en igual medida que la global, en cuatro décimas, y se situó en el 4,82 %, mientras que en comparación interanual la caída fue de más de un punto porcentual, desde el 5,90 % previo.

Por último, la morosidad de las financieras de consumo volvió a ser del 5,13 %, igual que a cierre de 2019 y muy cerca del 5,15 % de un año atrás.

El máximo histórico de la morosidad del sistema financiero español fue del 13,61 % en diciembre de 2013, en plena crisis económica y financiera, con lo que ya está 8,78 puntos porcentuales por debajo.

En cuanto al volumen de dudosos, en ese momento sumaban 197.045 millones, por lo que desde entonces las entidades han hecho una limpieza de balance de casi 140.000 millones.

Acerca de ProfesionalesHoy 33939 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy