La industria afronta en marzo la peor contracción en siete años, según Markit

Madrid, 1 abr (EFE).- La actividad del sector manufacturero en España marcó en marzo su nivel más bajo en los últimos siete años, lo que ha supuesto una fuerte contracción que ha mermado la producción, el empleo y la confianza de la industria como consecuencia del impacto de las medidas para frenar la expansión del coronavirus.

Según la consultora Markit, que obtiene sus datos de encuestar a directores de compra de 400 fabricantes, la caída de la actividad ha sido muy importe en el sector de bienes de consumo y, especialmente, en el de bienes de equipo.

El índice PMI del sector manufacturero español publicado este miércoles ha caído en marzo a 45,7 puntos, frente a los 50,4 puntos registrados en febrero, y se sitúa por debajo del límite de 50 puntos que marca la contracción de la actividad.

La pandemia de COVID-19 y el consecuente cese de actividad en España ha afectado intensamente a la producción, que ha caído al ritmo más fuerte desde junio de 2012, lo que se suma al mayor descenso de los nuevos pedidos en más de siete años, a la mayor reducción de plantillas desde noviembre de 2013 y a la caída de la confianza a futuro al nivel más bajo jamás registrado.

El director de Economía de IHS Markit, Paul Smith, subraya en el informe el carácter singular de esta recesión en la que tanto la oferta como la demanda “están claramente sufriendo”.

En su opinión, la duración y la magnitud de la contracción de la producción manufacturera “dependerá de la velocidad (aún desconocida) con la que la pandemia pueda ser controlada”.

Además, el impacto de la pandemia en el resto de países ha implicado una “brusca” caída de las exportaciones, al mayor ritmo desde abril de 2009.

Las perturbaciones generalizadas en las cadenas de suministro mundiales debido a la pandemia han hecho que los plazos medios de entrega de los insumos se hayan deteriorado a un ritmo nunca visto en más de veintidós años de recopilación de datos.

Ante esta situación, los fabricantes han reducido las compras, marcando la mayor contracción en casi siete años, lo que además ha generado caídas de precios de materias primas, insumos y energía, que, por otro lado, han abaratado sus costes.

Esta reducción de gastos ha sido repercutida por las empresas a sus clientes, marcando así la mayor caída de los precios cobrados en ocho meses.

Para el profesor del departamento de Economía y Finanzas de Esade Pedro Aznar, el indicador PMI está avanzando que la economía española va a entrar en recesión, aunque matiza que la contracción no va a ser igual en todos los sectores.

“La industria agroalimentaria tiene una demanda relativamente constante, que incluso puede haber aumentado como consecuencia del confinamiento de las personas. Sin embargo, hay otros donde la caída de la actividad puede ser muy fuerte, como el de la producción de bienes de equipo”, explica Aznar en declaraciones a EFE.

“La fuerte caída de la actividad industrial implica necesariamente menores requerimientos de mano de obra”, dice el profesor, que avisa de que las cuentas de resultados de este año van a arrojar peores cifras, lo que va a repercutir en menor capacidad de reinversión y en menos ingresos por impuestos para el Estado.

Además, señala que un empeoramiento de la crisis sanitaria en Francia y Alemania puede dañar en mayor medida a la industria que más exporta, dado que son los dos principales socios comerciales de España.

Acerca de ProfesionalesHoy 31668 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy