Bruselas propone un fondo contra el paro de 100.000 millones por la pandemia

Bruselas, 2 abr (EFE).- La Comisión Europea (CE) propuso este jueves crear un fondo europeo dotado con 100.000 millones de euros que concederá préstamos a los países más afectados por el COVID-19, como España e Italia, para ayudarles a costear medidas destinadas a evitar los despidos por la pandemia.

La iniciativa, bautizada como “SURE”, tendrá que ser aprobada por los países de la Unión Europea (UE), que la debatirán en la reunión del Eurogrupo del próximo 7 de abril, donde se espera que adopten más medidas ante una crisis que ha obligado a paralizar gran parte de la actividad económica y amenaza con disparar los niveles de paro, como revelan ya los indicadores de marzo.

Bruselas plantea en concreto que los países utilicen la financiación comunitaria para sufragar sus sistemas de empleo temporal, por los que las empresas mantienen contratados a los trabajadores aunque caiga o cese su actividad y el Estado interviene con ayudas públicas para pagar los salarios.

En España se trataría esencialmente de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), aunque la CE apunta a que podrían también financiarse medidas de apoyo a los autónomos.

El objetivo es minimizar los despidos para que la economía pueda echar a rodar cuanto antes, una vez termine la emergencia sanitaria.

“El confinamiento ha paralizado la oferta y la demanda. Muchas empresas se han quedado sin ingresos y si no hacemos nada tendrán que despedir a sus trabajadores. Como consecuencia, cuando el motor de la economía mundial se reanude, no tendrán la fuerza laboral que necesitan, perderemos mercados y esto limitará nuestra recuperación”, explicó la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, en una rueda de prensa.

Para conseguir estos 100.000 millones de euros en financiación, la Comisión Europea emitirá deuda en el mercado respaldada por los avales que deberían aportar todos los Estados miembros, en función de su renta nacional bruta, lo que supone que los más ricos deberían contribuir más.

Para que pueda echar a andar, sin embargo, se necesita un mínimo de 25.000 millones de euros en avales (25 % del total) y que los Veintisiete hayan contribuido. Von der Leyen aseguró que todos los países con los que ha debatido la propuesta se han mostrado de acuerdo con la misma.

La propuesta no prevé una asignación para cada uno de los Estados de la UE, sino que cada país deberá solicitar un préstamo si lo necesita. Sin embargo, fija como límite que los tres países que más fondos reciban no podrán copar más de 60.000 millones entre los tres.

La Comisión evaluará la propuesta, en concreto, qué parte del aumento del gasto público registrado a partir del 1 de febrero de este año está ligada a la creación de estos esquemas de trabajo temporal, y determinará la cuantía, plazos de vencimiento, tipos de interés o número de desembolsos del crédito.

Los vencimientos serían largos, en torno a diez años como mínimo, y los tipos de interés los que pague la Comisión en el mercado, explicaron expertos del Ejecutivo comunitario, que calculan que unos 15 países podrían estar interesados.

Al contrario que con las ayudas del fondo de rescate, estos préstamos no tendrían condiciones macroeconómicas o en términos de reformas estructurales.

El fondo sería temporal, limitado a paliar la crisis del coronavirus, aunque la duración no se ha precisado.

La propuesta llega el mismo día en que en España se ha conocido que el número de parados aumentó en 302.265 personas en marzo, el primer mes con medidas de confinamiento, lo que supone el mayor incremento de su historia y eleva el total de parados a 3,54 millones.

El fondo “SURE” es la versión de “emergencia” del Reaseguro Europeo de Desempleo, una propuesta de instrumento permanente para que la UE complemente los sistemas de paro nacionales.

Bruselas, que tenía pensado presentar a finales de año esta iniciativa, reclamada entre otros por España, mantiene la intención de hacer una propuesta a largo plazo una vez pase la emergencia actual.

La idea de un fondo temporal se enmarca dentro de la carrera contrarreloj de la UE para intensificar su respuesta económica a la crisis, después de que los países fuesen incapaces de ponerse de acuerdo sobre qué medidas tomar la semana pasada.

Tras el claro rechazo de Holanda y Alemania, entre otros, a la emisión de deuda mutualizada -los llamados coronabonos- que reclaman España, Italia y otros siete países, y las reticencias del Sur a activar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (el fondo de rescate) por las condiciones y el estigma que conlleva, en los últimos días han surgido nuevas ideas que salen de esta dicotomía.

El fondo contra el paro que propone Bruselas podría generar menos reticencias entre los países del Norte. De hecho, el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, ya se mostró el año pasado partidario de establecer un seguro de desempleo comunitario.

Acerca de ProfesionalesHoy 31657 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy