Italia garantizará hasta 200.000 millones en créditos a empresas por COVID19

Roma, 6 abr (EFE).- El Gobierno italiano aprobó hoy un decreto con el que garantizará hasta el 90 % en créditos para empresas por valor de hasta 200.000 millones de euros, una medida con la que pretende facilitar liquidez al sector, afectado por la crisis del coronavirus.

“Con este decreto realizamos una intervención sin precedentes para apoyar la liquidez del sistema productivo: implementamos 200.000 millones de euros en garantías para préstamos de hasta el 90 % garantizados por el Estado para empresas de todo tipo, sin límite en su facturación”, explicó el ministro de Economía italiano, Roberto Gualtieri, en una rueda de prensa en Roma.

Indicó que estos créditos podrán alcanzar el 25 % de la facturación de las empresas o incluso duplicar el coste del personal, con un sistema de administración simple y directo para el sistema bancario que tendrá unas condiciones, entre ellas que las compañías que soliciten estos préstamos no podrán distribuir dividendos.

Junto con el decreto aprobado en marzo, con el que el Gobierno dio luz verde a una partida de ayudas de hasta 25.000 millones de euros, se movilizan “750.000 millones de euros en recursos garantizados por el estado”, dijo Gualtieri.

El Ministro de Desarrollo Económico, Stefano Patuanelli, apuntó por su parte que el Ejecutivo quiere apoyar a las pequeñas y medianas empresas, y por eso se les permitirá solicitar préstamos de hasta 5 millones de euros con garantías estatales del 90 %.

El Gobierno italiano no ha aprobado garantizar el total de estos préstamos por algunas reticencias internas de algunos miembros que apuntaban a que si los bancos que deben conceder los créditos no asumían ningún riesgo podría haber un menor control en la solvencia exigida a las empresas a las que se les presta, según los medios locales.

La garantía estatal será total en el caso de los autónomos como artesanos o fontaneros, dijo Patuanelli, que podrán requerir hasta 25.000 euros, cuyo desembolso será inmediato y sin restricciones, sin evaluaciones crediticias o de desempeño.

“Solo será necesario presentar el alta de autónomo y la declaración de la renta, y el banco proporcionará inmediatamente el dinero porque la garantía estatal es completa y automática, y no habrá evaluación por parte del banco”, subrayó Patuanelli.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, destacó que el decreto facilita “una liquidez inmediata de 400.000 millones” de euros a las empresas italianas, la mitad para el mercado interno y la otra mitad para fortalecer las exportaciones.

Además, el decreto blinda a las empresas cotizadas consideradas estratégicas frente a la especulación y la intromisión hostil de inversores extranjeros en sus capitales, como consecuencia de su situación de debilidad bursátil derivada de la crisis del coronavirus.

Es el llamado “golden power” en Italia, una facultad del Estado para intervenir en operaciones de mercado relacionadas con empresas consideradas estratégicas y que ya se aplica a sectores como el de la energía, la defensa y las telecomunicaciones, y que ahora se extiende al sector alimentario, bancos, sanidad, seguros, transporte y ciberseguridad.

De esta manera, se impedirá a las empresas extranjeras incrementar sus participaciones en cotizadas estratégicas por encima de un 10 % de su capital, también dentro de la Unión Europea (UE).

El Ejecutivo italiano ha aprobado un confinamiento total a nivel nacional y la suspensión de todas las actividades productivas no esenciales hasta el 13 de abril para intentar contener el virus, aunque en el país se da por descontado que se alargará hasta mayo, como ha recomendado Protección Civil.

Para ayudar a las empresas a mitigar las consecuencias de esta emergencia, el Gobierno aprobó en marzo un primer paquete de estímulos al que le seguirá otro en abril, que incluirá una partida de “30.000 millones de apoyo a estas garantías” estatales, adelantó el ministro de Economía.

Finalmente, Conte insistió en la necesidad de que la Unión Europea apruebe los llamados “coronabonos”, es decir, la emisión de deuda conjunta, para superar la crisis económica derivada del coronavirus, algo a lo que se oponen países como Alemania, Holanda, Austria y Finalandia, a la vez que rechazó que se utilice el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) o fondo de rescate europeo, como defiende Berlín, por ser “un instrumento inadecuado”.

Acerca de ProfesionalesHoy 31670 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy