El COVID-19 destruirá 1,27 millones de empleos en España, según un estudio

Barcelona, 15 abr (EFE).- La crisis provocada por el COVID-19 puede destruir 1,27 millones de puestos de trabajo en España, de los que un 81 % se concentrarán en el sector servicios, según un estudio de dos profesores e investigadores de la Universidad de Barcelona (UB).

Elaborado por Gemma García y Esteban Sanromá, del Instituto de Economía de Barcelona (IEB), el estudio detalla que, detrás de los servicios, los sectores que saldrán peor parados de la crisis serán la industria, con un 11,6 % de los empleos perdidos, la construcción, con un 5,4 %; y el sector primario, con el 2,1 % restante.

En valores absolutos, las mayores pérdidas de empleo se darán en la restauración y el alojamiento (274.000) y en el comercio (269.000), al verse muy afectados por la caída del consumo y del turismo extranjero este verano, según un comunicado de la UB.

El conjunto de los transportes y sus actividades auxiliares perderán unos 87.000 puestos de trabajo por la caída de los desplazamientos, el hundimiento del turismo y la menor actividad económica; mientras que la construcción se enfrenta a una reducción de 68.000 empleos por la menor inversión y el retroceso en la adquisición de vivienda.

Además, sufrirán pérdidas de empleo actividades terciarias caracterizadas por suministrar servicios a todo tipo de empresas, como las de seguridad y administrativas (58.000), las deportivas, recreativas y de entretenimiento, así como otras personales (más de 30.000 en ambos casos).

Para realizar estos cálculos los investigadores dibujan un único escenario con la hipótesis de que el período de confinamiento durará un mes y medio, lo que supone que la desescalada de las medidas de restricción de la actividad empezará a partir del 26 de abril, y con el 30 de junio como fecha de retorno a la normalidad.

En el caso de las actividades relacionadas con el turismo (como algunos transportes, restauración y alojamiento) se ha supuesto que su normalidad no se recuperará hasta después del verano.

Además, los cálculos se han hecho descartando un segundo brote del coronavirus el próximo otoño.

El estudio alerta de que existen incertidumbres como la duración del shock, lo que depende del tiempo total de confinamiento, y su intensidad, que está relacionado con las conductas en relación con el gasto, lo que está condicionado, a su vez, por cómo será el posconfinamiento.

Los cálculos incorporan una corrección derivada de las medidas de apoyo aprobadas para mantener los empleos y aguantar los ingresos, lo que comporta una menor destrucción de empleo, que podría cifrarse en algo más de 300.000 puestos de trabajo.

El estudio advierte también de que este gasto público puede tener “efectos macroeconómicos adversos” sobre el volumen de deuda pública y sobre la prima de riesgo, por lo que cree necesario algún apoyo financiero a nivel europeo para evitar que, más adelante, la corrección del desequilibrio presupuestario en España acabe provocando otra “cuantiosa destrucción de empleo adicional”.

Acerca de ProfesionalesHoy 31583 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy