La UE pacta un fondo de recuperación tras la pandemia, pero no sus detalles

Bruselas, 23 abr (EFE).- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) acordaron este jueves poner en marcha un fondo de recuperación para relanzar la economía del continente tras la pandemia de coronavirus, pero dejaron para más adelante las decisiones sobre su estructura, que dividen a los países.

Tras una cumbre telemática de apenas cuatro horas, los líderes europeos dieron luz verde para trabajar en un plan de reconstrucción a nivel comunitario y encargaron a la Comisión Europea que presente propuestas para crear un fondo de recuperación ligado al presupuesto para el periodo 2021-2027.

Como se preveía, los Veintisiete no lograron pactar hoy el montante de este fondo -para el que se barajan cifras entorno a un billón y medio de euros-, cómo se financiará y, sobre todo, si las ayudas que conceda serán subvenciones a fondo perdido o préstamos.

El coronavirus podría hacer que el PIB de la eurozona caiga hasta un 15 % este año, avisó a los líderes la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, advirtiéndoles del riesgo de hacer “demasiado poco demasiado tarde” ante una recesión más severa que la crisis financiera.

UN FONDO DE RECUPERACIÓN LIGADO AL PRESUPUESTO

“Hemos acordado establecer un fondo de recuperación que es necesario y urgente. Este fondo tendrá una suficiente magnitud y se dirigirá a los sectores y áreas geográficas más afectadas y estará dedicado a esta crisis sin precedentes”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en una rueda de prensa tras la cumbre.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, explicó que su intención es incrementar la potencia de fuego del presupuesto comunitario para conseguir financiación en el mercado y trasladarla después a los Estados miembros.

En concreto, el Ejecutivo comunitario prevé aumentar el margen que existe entre el gasto real y el techo de los recursos propios del presupuesto comunitario elevando este techo, que ahora está en el 1,2 % de la renta nacional bruta (RNB), hasta “en torno al 2 % de la RNB durante dos o tres años”, lo que aumentaría su capacidad para endeudarse.

“Gracias a la garantía legal de los Estados miembros, la Comisión podrá obtener fondos que se canalizarán hacia los Estados miembros a través del presupuesto europeo”, dijo Von der Leyen.

La propuesta se encamina así hacia la emisión de deuda en el mercado por parte de la Comisión Europea con el respaldo del presupuesto comunitario, algo que ya se hizo en la anterior crisis.

La presidenta de la Comisión no especificó qué montante podría movilizarse con este sistema pero indicó que se estaría hablando de “billones” de euros.

Más polémica es la cuestión de si este dinero se desembolsaría en forma de transferencias a fondo perdido o en forma de créditos, sobre la que Von der Leyen dijo que habrá que encontrar un “buen equilibrio”.

¿PRÉSTAMOS O SUBVENCIONES?

Los Estados están divididos entre los que abogan por subvenciones para evitar créditos que eleven los ratios de deuda nacionales y aumenten la brecha económica en el bloque, como España, Italia o Francia, y los que creen que deben ser créditos que tengan que reembolsarse, como Holanda o Austria.

“En el momento que vivimos, esas transferencias deben ser mediante subsidios, verdaderas transferencias presupuestarias”, dijo tras la cumbre el presidente francés, Emmanuel Macron, quien reiteró que si se abandona una parte de Europa “cae toda Europa”.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, saludó que el fondo vaya a financiarse con “deuda común europea” y defendió que se canalice en subvenciones.

El canciller austríaco, Sebastian Kurz, señaló sin embargo que debe quedar claro que “los fondos del plan de reconstrucción serán devueltos por los respectivos Estados miembros en una fecha posterior y que Austria no se hará cargo de las deudas de otros Estados miembros de la UE”.

TIEMPO DE ESPERA

El encargo a la Comisión Europea supone aplazar este debate político hasta que sus propuestas de fondo y presupuesto estén sobre la mesa, lo que será en la “segunda o tercera semana de mayo”, según von der Leyen, tras lo cual sería necesaria otra cumbre para evaluarlas.

Los líderes de los Veintisiete se verán, no obstante, antes de esa fecha, ya que el próximo 6 de mayo celebrarán una cumbre telemática con los países de los Balcanes Occidentales, según anunció Michel.

El acuerdo podría además retrasarse por la complejidad de la negociación del presupuesto comunitario, que podría requerir incluso de una reunión presencial que ahora mismo es imposible.

Pese a ello, Michel insistió que hay un sentimiento de “urgencia” entre los países y “una gran voluntad política de alcanzar compromisos”.

Entre tanto, los líderes dieron luz verde a un paquete de 540.000 millones de euros en medidas urgentes para apoyar a empresas, trabajadores y Estados que había sido pactado hace dos semanas por el Eurogrupo y acordaron que estén en marcha el 1 de junio.

Acerca de ProfesionalesHoy 31670 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy