El coronavirus frena el despegue del gran tratado de libre comercio africano

Nairobi, 29 abr (EFE).- El Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano (AfCFTA), que busca crear la mayor zona sin barreras comerciales del mundo, no podrá empezar a funcionar en la fecha prevista del 1 de julio por el coronavirus, un revés que sume en la incertidumbre al plan de integración más ambicioso de África.

El comienzo de la fase operativa del tratado se perfilaba este año como el evento estrella en la agenda política de la Unión Africana (UA), pero la pandemia de la COVID-19 que tiene en vilo al planeta ha frenado en seco el despegue del proyecto.

“La fecha (del inicio) del comercio, fijada para el 1 de julio, debe posponerse”, confirmó a Efe el secretario general del AfCFTA, el sudafricano Wamkele Mene, que juró el cargo el pasado 19 de marzo y se convirtió en el primer ocupante de ese puesto de nueva creación diseñado por la UA para impulsar la operatividad del acuerdo.

LA PRIORIDAD, SALVAR VIDAS

“La prioridad, por el momento, deber ser combatir la pandemia, la prioridad debe ser salvar vidas”, aseveró Mene por teléfono desde Adís Abeba, sede de la Unión Africana y donde espera a que se reabran las fronteras cerradas en el continente a causa del coronavirus para trasladarse a su oficina, establecida en Ghana.

Según el secretario general, ahora urge “dar espacio a los gobiernos para atajar esta crisis sanitaria pública sin precedentes” y, una vez “derrotado el virus”, podrán “volver a concentrarse en los objetivos comerciales”.

Se espera que en las próximas semanas “los jefes de Estado determinen otra fecha nueva”, pues “son conscientes de la incertidumbre asociada a no tener una fecha clara”, adelantó Mene.

La Comisión de la UA “ha propuesto el 1 de enero de 2021 como nueva fecha tentativa para empezar el comercio bajo el AfCFTA”, reveló a Efe el coordinador comercial de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África (UNECA), el sierraleonés David Luke.

“La crisis de la COVID-19 ha impactado inevitablemente en la implementación del AfCFTA. Se han suspendido las negociaciones para finalizar algunos elementos técnicos pendientes, como las reglas de origen -productos hechos en África- para algunos sectores sensibles, el intercambio de concesiones arancelarias sobre el comercio de bienes y los compromisos en el comercio de servicios”, explicó Luke.

De hecho, la epidemia ha provocado la cancelación de una cumbre especial de la UA que Sudáfrica, país que este año ejerce la presidencia de turno de la organización continental, había programado para mayo con el fin de cerrar esos flecos.

FRONTERAS CERRADAS POR LA PANDEMIA

Numerosas voces se habían alzado en las últimas semanas en el continente en favor de retrasar el arranque del comercio bajo el tratado, como el exministro nigeriano de Asuntos Exteriores Bolaji Akinyemi, quien recomienda una “espera de doce meses” porque “todos los factores que sustentan el AfCFTA están en suspenso”.

Hasta la fecha, la pandemia no ha castigado al continente con la furia vista en otras áreas del mundo, como Europa o América, pues se han registrado, de momento, algo más de 1.500 muertes y 34.500 contagios en una población de más de 1.200 millones de habitantes.

Sin embargo, las drásticas medidas impuestas por los gobiernos para contener la expansión del coronavirus, como los confinamientos o el cierre de negocios que acarreen un riesgo para la salud pública, han reducido al mínimo la actividad económica.

Como explicó a Efe el coordinador del centro de pensamiento CUTS International de Ghana, Appiah Kusi Adomako, “la mayoría de las fronteras terrestres y aéreas se han cerrado. No se puede realizar comercio transfronterizo con las fronteras cerradas”.

Aparte de la dificultad de comerciar en remoto, la pandemia amenaza con asolar las economías del continente por la menor demanda de socios comerciales de África como EEUU, la Unión Europea (UE) o China, muy golpeados por el virus; el abaratamiento de las exportaciones africanas y el trastorno de las cadenas de suministro.

Ante ese panorama, la UNECA, con sede en Adís Abeba, ha rebajado su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de África para este año del 3,2 % al 1,8 % debido, en palabras de su secretaria ejecutiva, la camerunesa Vera Songwe, al “repentino shock” que está agitando las economías.

ÁFRICA, ADALID DEL MULTILATERALISMO

Hasta ahora, 54 de los 55 Estados miembros de la UA han firmado el tratado (Eritrea sigue sin estampar su rúbrica), que entró en vigor el pasado 30 de mayo, y una treintena de países han ratificado el pacto.

El AfCFTA aspira a establecer la mayor área sin trabas comerciales del mundo desde la fundación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 1995, con un mercado de más de 1.200 millones de personas -que se prevé que aumenten hasta 2.500 millones para el año 2050- y un PIB conjunto de unos 3,4 billones de dólares.

Según Luke, el tratado “ahora se ha vuelto más importante para la recuperación” de África una vez se divise la luz al final del túnel de la pandemia, pero más allá de la actual crisis quedan notables retos pendientes, como cumplir el objetivo de eliminar aranceles en un 90 % de los productos, que aún puede llevar años.

Antes de la epidemia global, cuando sonaban con fuerza los ecos proteccionistas promovidos por los Estados Unidos del presidente Donald Trump, el continente africano ya se erigió en adalid del comercio multilateral, postura defendida por potencias como la UE.

“Nos hemos convertido en los defensores del multilateralismo”, reiteró Wamkele Mene, al asegurar que África, cuando acabe la pandemia, abrazará el AfCFTA “con más energía y la misma determinación de antes”.

Pedro Alonso

Acerca de ProfesionalesHoy 31524 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy