CaixaBank gana un 83 % menos tras provisionar 400 millones por la COVID-19

Barcelona, 30 abr (EFE).- La crisis de la COVID-19 ha pasado factura a los resultados de CaixaBank, que ha ganado 90 millones de euros hasta marzo, un 83,2 % menos, tras realizar una provisión extraordinaria de 400 millones por la afectación que podría tener la pandemia.

Sin tener en cuenta estas dotaciones, el beneficio de la entidad sería de 364 millones de euros, un 31,7 % inferior al del mismo período del año anterior.

En una rueda de prensa telemática, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha explicado que la entidad, como el resto del sector, deberá realizar nuevas provisiones a lo largo del año, aunque descarta registrar números rojos este ejercicio.

“No prevemos en absoluto entrar en pérdidas. Sí una caída de resultados y eso es lo que va a pasar. Según cómo vayan las cosas, la caída será mayor o menor”, ha indicado.

Ha remarcado que CaixaBank ha hecho “los deberes” en los últimos años y que está “preparado” para afrontar “una crisis dura, para resistir y para ser un puerto seguro y una fortaleza” para los clientes.

Ha recordado, en este sentido, que el banco cuenta con 96.227 millones de euros de liquidez y con una elevada fortaleza de capital, con un CET1 del 12 %, muy por encima de lo requerido por los organismos supervisores.

La previsión de CaixaBank es que España sufra este año una caída del 7,2 % del PIB a causa de la crisis de la COVID-19 y que en 2021 crezca un 6,9 %, en un proceso de recuperación que será gradual y que podría verse afectado por la aparición de nuevos brotes de contagio.

En cualquier caso, van a ser “dos años perdidos”, con un PIB inferior al de 2019, unas estimaciones que han llevado a la entidad a dejar sin efecto los objetivos financieros previstos para el próximo año tanto en España como en Portugal, donde opera a través de BPI.

Gortázar ha subrayado que no existe una certeza sobre la evolución de la pandemia, por lo que las previsiones para 2020 y 2021 podrían ser incluso peores.

El directivo cree que la economía se recuperará de forma gradual y ha destacado el hecho de que “vamos a tener que convivir con este virus”, lo que implicará que puedan darse rebrotes de infecciones, espera que focalizadas, hasta que llegue la vacuna o un tratamiento efectivo.

“Es una crisis durísima, pero va a acabar y tenemos que tener confianza en que vamos a salir de ella”, ha declarado Gortázar.

Un instrumento básico para garantizar la supervivencia del tejido empresarial, ha dicho el directivo, son los créditos ICO que está concediendo la banca con el aval del Estado.

CaixaBank ha gestionado hasta el 28 de abril 128.700 solicitudes de créditos ICO por un importe de 11.140 millones y ha abonado ya 3.700 millones, en su mayoría a pymes y autónomos.

En paralelo, CaixaBank ha concedido 14.000 millones de euros en créditos sin aval ICO al sector empresarial.

Gortázar ha hecho hincapié en que estos créditos “no son un negocio para la banca” en estos momentos de crisis, sino una “operación de rescate” de la economía y de la sociedad.

“Es una ayuda muy importante para la sociedad. Estamos ayudando a las empresas a que no quiebren, estamos poniendo nuestro saber hacer bancario para darles crédito tomando un riesgo que está entre el 20 y el 40 %. Creo que tenemos que verlo claramente así”, ha resaltado.

Ha reconocido, en este sentido, que habrá negocios que no puedan seguir adelante y que acaben generando pérdidas a los bancos, pero ha recordado que lo importante ahora es “salvar la economía”.

Debido a la pandemia, más de 147.000 clientes de CaixaBank han solicitado una moratoria en el pago de hipotecas o créditos al consumo. La entidad ha gestionado hasta el 23 de abril 220.000 solicitudes que afectan a una cartera cuyo importe asciende a 8.500 millones.

Gortázar se ha mostrado convencido de que la inmensa mayoría de empresas que han solicitado créditos y de los miles de personas y compañías que han pedido moratorias van a acabar pagando: “Son buenos clientes que nos piden parar el reloj y lo hacemos con mucho gusto”, ha subrayado.

Ha comentado, no obstante, que su previsión es que la tasa de morosidad, que actualmente es del 3,6 %, cierre el año “por encima del 4 % y claramente por debajo del 5 %”, a una distancia “muy lejana” de las cifras registradas en la anterior crisis, cuando escaló por encima del 11 %.

Pese al impacto de la pandemia en los resultados del grupo, Gortázar ha remarcado que la entidad había mantenido hasta marzo una actividad muy positiva, con un crecimiento de los ingresos ‘core’ -los derivados de la actividad principal del banco- del 0,9 %, en línea con los objetivos marcados.

El grupo, que ha implantado el teletrabajo de forma generalizada, mantiene aún así abiertas el 90 % de las sucursales y ha puesto en marcha otras iniciativas para ayudar a los clientes durante esta crisis, como la condonación del pago del alquiler a 4.480 familias de su parque de viviendas o el adelanto de la paga de pensión o desempleo a 2,4 millones de usuarios.

Acerca de ProfesionalesHoy 31651 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy