Brasil vuelve a bajar los tipos de interés a mínimos para mitigar los efectos de la pandemia

Sao Paulo, 6 may (EFE).- El Banco Central de Brasil recortó este miércoles 0,75 puntos porcentuales la tasa básica de intereses, hasta el 3,0 % anual, lo que supone un nuevo mínimo histórico, en un intento de estimular la debilitada economía del país y suavizar los impactos de la pandemia del coronavirus.

El Comité de Política Económica (Copom) del Banco Central decidió por unanimidad rebajar la llamada tasa Selic del 3,75 % al 3,0 %, el séptimo recorte consecutivo, en un momento considerado crítico por los expertos debido a la fuerte desaceleración de la actividad económica a raíz de la crisis provocada por el COVID-19.

Según el emisor brasileño, la pandemia está provocando una “desaceleración significativa del crecimiento global”, mientras que, en Brasil, la contracción de la actividad económica deberá ser “significativamente superior” a lo previsto anteriormente.

Consideró además que “pese a la provisión adicional de estímulos fiscal y monetario por las principales economías” globales, el ambiente para las economías emergentes “sigue desafiante” y con una salida capital “significativamente superior a episodios anteriores”.

En ese sentido, el emisor brasileño destacó también que, en su escenario básico para la inflación, permanecen “factores de riesgo” en ambas direcciones.

Por una parte, el nivel de ociosidad podría producir una “trayectoria de inflación por debajo de lo esperado”, en caso de que la pandemia “provoque aumentos de incertidumbre” y una consecuente reducción de la demanda.

Por otra, el Copom evaluó que el prolongamiento de las políticas fiscales de respuesta al coronavirus o las “frustraciones” con respecto a las reformas económicas, podrían generar una trayectoria de la inflación por encima de lo proyectado.

ESTÍMULO DE LA ECONOMÍA

El agresivo recorte en los tipos, que se situó por encima de las estimativas del mercado, tiene como principal objetivo el incentivo de la economía de Brasil, que había comenzado a ensayar una recuperación tras la recesión que sufrió en 2015 y 2016, cuando el producto interior bruto (PIB) brasileño se desplomó alrededor de un 7 %.

En ese sentido, el Copom consideró que la actual coyuntura económica “prescribe estímulo monetario extraordinariamente elevado” y no descartó un nuevo recorte en su próxima reunión.

El Banco Central señaló que las “nuevas informaciones” sobre los efectos de la pandemia y la “disminución de las incertidumbres en el ámbito fiscal” serán “esenciales” para la definición de los “próximos pasos”.

La emergencia sanitaria del coronavirus, que ya deja más de 8.500 muertos en Brasil, ha frustrado el optimismo frente a la tan esperada recuperación y los primeros efectos de la pandemia ya se han hecho sentir en la mayor economía de Suramérica.

El país confiaba en una retomada más robusta este año, tras el modesto crecimiento obtenido los últimos tres años, cuando la economía se expandió un 1,3 % tanto en 2017 como en 2018 y tan solo un 1,1 % en 2019.

No obstante, en medio de la crisis del coronavirus, el mercado prevé que el PIB brasileño tendrá una contracción del 3,34 % este año, en tanto que el Banco Mundial proyecta una retracción de un 5 %, y, el Fondo Monetario Internacional (FMI), de un 5,3 %.

Las estimativas oficiales son un poco más optimistas. Mientras que el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro prevé un ínfimo crecimiento del 0,02 %, el emisor brasileño calcula un completo estancamiento (0 %).

BAJADA SOSTENIDA DE INTERESES DESDE 2016

Con el objetivo de inyectar un estímulo en la anémica economía del país, el Banco Central inició a finales de 2016 una bajada sostenida de la tasa oficial de interés que se aceleró en 2019, coincidiendo con la caída de la inflación.

Hace cuatro años los tipos estaban en el 14,25 % anual y desde entonces se han reducido consecutivamente hasta el 3,0 % anunciado este miércoles.

Acerca de ProfesionalesHoy 31460 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy