Calviño ve el ERTE como un “éxito” para no perder el empleo y proteger las rentas

Madrid, 7 may (EFE).- La vicepresidenta de Asuntos Económicos del Gobierno, Nadia Calviño, ha señalado que los Expedientes de Regulación de Empleo (ERTE) derivados del COVID son un indicador de “éxito” para no perder el empleo y proteger la renta de los ciudadanos y ha insistido en que deben adaptarse a la desescalada de la economía.

La Mesa del Diálogo Social formada por gobierno y sindicatos y patronal se reúne este jueves a las 20,00 horas para retomar la negociación sobre la prolongación y las nuevas condiciones de los ERTE que deben acompañar el reinicio de la actividad de las empresas.

Calviño, durante su comparecencia en la Comisión de Economía y Agenda Digital del Congreso para exponer las medidas aprobadas frente al coronavirus, ha señalado; “Ahora mismo se está negociando… un mecanismo para que este régimen (ERTE) se acomode a las diferentes fases de la desescalada, para que no se pierda lo ganado en términos de mantenimiento del empleo, protección del tejido empresarial y de las rentas de los trabajadores”.

Ha valorado la aprobación del ERTE por causa de fuerza mayor vinculados al coronavirus ya que han cubierto a más de 3 millones de trabajadores y a unas 530.000 empresas.

“Es el mejor indicador de su éxito. También el hecho de que la caída de la ocupación haya sido, por el momento, muy inferior a la del PIB y muy inferior a la de la crisis anterior”, ha señalado.

La ministra de Economía ha incidido en que los ERTE son un instrumento de flexibilidad interna de las empresas que puede evitar en el futuro que “los ajustes sean siempre por el lado más débil, el de los jóvenes, el de los trabajadores con contrato temporal”.

No obstante, ha recordado que tienen un coste muy elevado para las cuentas públicas ya que se están asumiendo los sueldos y cotizaciones sociales de millones de trabajadores pero cree que “todos tenemos claro que esta crisis requiere de medidas extraordinarias y de una fuerte acción colectiva”.

Calviño ha asegurado que el COVID-19 provocará un nivel de déficit del 10,34 % y una ratio de deuda pública sobre PIB del 115,5 % en 2020.

Además ha avisado de la “notable caída” del PIB este año, debido al retroceso de la demanda interna, particularmente del consumo privado, que conllevará además un incremento del ahorro.

Sin embargo, ha apuntado que la recuperación tendrá forma de V asimétrica y que su inicio comenzará en la segunda mitad de 2020 gracias al impulso de la demanda interna.

“Con la información disponible, incluyendo los efectos del plan de desescalada aprobado por el Gobierno nuestra estimación es que el impacto macroeconóómico del Covid-19 tendrá forma de V asimétrica”, ha dicho.

Ha explicado que habrá una caída muy intensa de la actividad económica, que se refleja en una pendiente negativa muy pronunciada en este segundo trimestre y una recuperación más gradual, con una pendiente positiva más suave durante la segunda mitad del año hasta alcanzar una fuerte tasa de crecimiento en 2021.

Ha recordado que la previsión es de una contracción del PIB del 9,2 % en 2020, con una recuperación del 6,8 % en 2021.

“Unas cifras prudentes”, ha recalcado.

La ministra ha repasado las medidas económicas y sociales para minimizar el impacto negativo de la pandemia y las ha cifrado en casi 139.000 millones de euros, incluyendo tanto los incrementos de gasto público y las reducciones de ingresos como las medidas de liquidez.

En lo que se refiere al sector exterior Calviño prevé una progresiva recuperación del sector exterior y del turismo, sobre todo a partir del año próximo.

Ha afirmado que el buen comportamiento del sector exterior en 2021 y la previsión de unos precios del petróleo en el entorno de los 40 dólares permitirán a la economía española aumentar ligeramente el superávit de su cuenta corriente y mantener su capacidad de financiación frente al resto del mundo.

Acerca de ProfesionalesHoy 34458 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy