Los ERTE para 100.000 afectados del comercio continúan durante la desescalada

Madrid, 9 may (EFE).- Los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por fuerza mayor en el sector textil continuarán durante el proceso de desescalada y la progresiva apertura del comercio para los 100.000 trabajadores de esta industria afectados.

El Gobierno y los agentes sociales han acordado las ayudas que van a tener durante el proceso de desescalada los ERTE por fuerza mayor, que seguirán ligados al estado de alarma hasta el 30 de junio, y han pactado que una comisión tripartita decida después de esa fecha qué sectores podrán mantenerlos.

Asimismo, los despidos improcedentes siguen estando prohibidos durante los seis meses siguientes a reanudar la actividad total o parcial de las empresas, también las del sector del comercio, aunque si podrán despedir las compañías que estén en riesgo de concurso de acreedores.

La fuerza mayor total, para las empresas que todavía no puedan reiniciar la actividad, implicará mantener la exoneración del 100 % de las cotizaciones para las que tengan menos de 50 trabajadores y el 75 % para las demás, y la parcial supondrá exenciones desde el 30 al 85 % dependiendo de las circunstancias.

Aunque algunas tiendas inferiores a 400 metros cuadrados han comenzado a abrir con cita previa y cumpliendo las medidas de seguridad sanitarias, hasta el 25 de mayo no podrán levantar el cierre las de mayor tamaño e, incluso, las que se encuentran dentro de centros comerciales no podrán hacerlo previsiblemente hasta el 8 de junio, lo que conlleva que las empresas deberán mantener los ERTE.

Según han explicado los sindicatos a Efe, la apertura parcial de las tiendas, con limitaciones de aforo de un 30 % y con cita previa, hace inviable que se pueda “incorporar toda la plantilla de las tiendas” y ello supone que “es imposible dejar de aplicar los ERTE”.

La incorporación de los trabajadores del comercio será proporcional al 30 % del aforo que pueden tener las tiendas en el escenario actual.

Algunos estudios han adelantado que la industria del sector textil podría reducirse un 25 % y perder un tercio de sus empleos por el impacto de la pandemia del coronavirus, ya que este sector tiene un grave problema de liquidez al tener que estar afrontando costes operativos como los salarios de los empleados, el pago de los alquileres y los impuestos, sin tener ingresos.

El comercio perderá en estos meses de cuarentena lo mismo que se perdió en los cinco años de crisis económica, entre 2008 y 2013.

Según ha señalado la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), que engloba a compañías como Carrefour, Leroy Merlin o Ikea, las ventas en algunas categorías podrían caer entre el 40 % y el 50 %.

Anged ha señalado que “retrasar la reapertura pone en serio riesgo 5.000 puestos de trabajo”.

Por su parte, el presidente de la patronal del textil Acotex, Eduardo Zamácola, ha avanzado que la previsión es que las ventas caigan un 70 % en el primer mes tras la apertura, un 60 % el siguiente y, a partir de ahí, un 50 % mensual.

Actualmente, se encuentran afectados por procesos de ERTE todos los trabajadores de las empresas del sector textil, a excepción de Inditex; de esta manera, hace un mes El Corte Inglés decidió prolongar el ERTE que afecta a 22.000 empleados de grandes almacenes hasta que finalice el estado de alarma.

El pasado 25 de marzo El Corte Inglés presentó tres expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que afectan en total a unos 25.900 trabajadores de los 90.000 que componen la plantilla del grupo, el 28,7 %, y de los que 22.000 pertenecen al gran almacén.

El grupo Inditex señaló que no presentaría ningún ERTE en el mes de abril para las 25.000 trabajadores que podrían estar afectados y, en función de como se desarrollara la emergencia sanitaria y el estado de actividad de las tiendas, podría aplicar “alguna de las herramientas propuestas por el Gobierno para preservar empleo”.

Por su parte, Decathlon tiene 8.886 trabajadores afectados por un ERTE, y el grupo Tendam, al que pertenecen las marcas Cortefiel, Pedro del Hierro, Springfield, Women’secret y Fifty, 7.000 empleados.

Primark presentó un ERTE que afecta a cerca de 8.000 empleados en España, el 98 % de la plantilla, y el de H&M en España y Portugal es para más de 6.000 trabajadores, mientras que el de Mango implica a 4.767 empleados y el de Adolfo Domínguez a 728.

También Tous comunicó un ERTE para la mayoría de su plantilla, algo más de 4.000 trabajadores en todo el mundo.

Por su parte, desde la Federación de Asociaciones Sindicales (FASGA) se ha señalado que están detectando errores en los pagos de prestación emitidos por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Acerca de ProfesionalesHoy 31583 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy