Toyota cierra positivamente su año fiscal, pero anticipa caída para 2021

Tokio, 12 may (EFE).- Toyota logró cerrar su último año fiscal con un aumento del 10,3 % en su ganancias netas, pero anticipa que, debido a las derivaciones del COVID-19, el beneficio operativo del ejercicio fiscal próximo caerá cerca del 80 %.

“Este shock es mucho mayor que el de la crisis financiera global” que se desató en 2008, reconoció el presidente del grupo automotor nipón, Akio Toyoda, al explicar los resultados financieros difundidos hoy en una videoconferencia de prensa.

Toyota informó de que en el año fiscal cerrado el 31 de marzo pasado sus beneficios subieron un 10,3 % respecto al ejercicio de 2019, hasta 2,08 billones de yenes (17.898 millones de euros/19.331 millones de dólares).

Pero los ingresos netos del grupo se redujeron en un 1,0 %, hasta 29,93 billones de yenes (257.987 millones de euros/278.662 millones de dólares).

Son cifras que tienen en cuenta el fuerte impacto que tuvo la pandemia de coronavirus a nivel global y que, al igual que otras firmas del sector, obligó a Toyota a cerrar fábricas o suspender su producción debido a la fuerte caída de la demanda.

Pero también se ha visto afectada por las interrupciones en la cadena de suministros de componentes para el sector, tanto dentro como fuera de Japón.

Sólo entre enero y marzo pasados, los beneficios netos de Toyota tuvieron una caída trimestral del 86,2 %, hasta 63.100 millones de yenes (544 millones de euros/588 millones de dólares).

La firma indicó que la pandemia de coronavirus ha tenido un impacto en sus ingresos netos de 380.000 millones de yenes (3.263 millones de euros/3.532 millones de dólares).

Y el efecto que ha tenido en el beneficio operativo ha sido de 160.000 millones de yenes (1.374 millones de euros/1.487 millones de dólares).

Esos datos representan una pista de lo que puede ser el ejercicio fiscal de 2021, que Toyota, a diferencia de otras empresas niponas, se ha atrevido a anticipar al dar a conocer las cifras de su ejercicio año fiscal cerrado en marzo pasado.

Para el ejercicio de 2021 Toyota calcula que sus ingresos por ventas caerán un 19,8 % y su beneficio operativo se desplomará un 79,5 %, hasta unos 500.000 millones de yenes (4.300 millones de euros/4.650 millones de dólares).

Toyoda, que lleva once años al frente de Toyota y le ha tocado vivir lo peor de la crisis que se desató en 2008 y la generada por el terremoto de 2011 en Japón, calcula que en el próximo ejercicio fiscal la firma tendrá un descenso de 1,95 millones en el número de vehículos que vende.

Aun así, “pronosticamos un beneficio neto”, explicó.

En el ejercicio de 2020 Toyota vendió 8,96 millones de vehículos, 18.372 menos que en el ejercicio fiscal de 2019. En Norteamérica, su principal mercado, el grupo nipón vendió en el ejercicio de 2020 un total de 2,71 millones de vehículos, 31.882 menos que en el de 2019.

Toyoda explicó que las esperanzas están depositadas en que las economías se recuperen después de la conmoción causada por la pandemia de coronavirus.

Y para ello el grupo nipón planea incrementar sus inversiones y fortalecer su composición corporativa para sortear la crisis.

Acerca de ProfesionalesHoy 33889 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy