Eurogrupo trata la recuperación tras la crisis a la espera del plan de la CE

Bruselas, 15 may (EFE).- Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo), junto a los del resto de la Unión Europea (UE), abordaron este viernes las prioridades para relanzar la economía tras la pandemia de coronavirus, a la espera de que la Comisión Europea (CE) presente su plan de recuperación el 27 de mayo.

“El Eurogrupo ya había acordado algunas de las características clave del fondo de recuperación. Debe ser temporal, con objetivos concretos y proporcional a los costes extraordinarios de esta crisis. Debe ayudar a distribuir los costes en el tiempo y garantizar la solidaridad con los Estados miembros más afectados”, declaró el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, en la rueda de prensa tras la reunión por videoconferencia.

Añadió que este viernes se debatió sobre “las características, el diseño, el tamaño y las prioridades para la recuperación”.

Después de varios retrasos, la Comisión tiene previsto presentar el próximo 27 de mayo su plan para la recuperación.

Ese plan que prepara Bruselas contendrá una propuesta para el futuro presupuesto de la Unión Europea a largo plazo (2021-2027) y una para la creación de un fondo de recuperación.

Según adelantó el miércoles en la Eurocámara la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, el fondo de recuperación pondrá el foco en los países que más necesiten la ayuda. También confirmó que parte de la misma llegará en forma de subvenciones a fondo perdido, como reclaman España o Francia, las cuales se combinarían con préstamos.

SIN CONDICIONES

Preguntado por la posibilidad de que a cambio de las ayudas del fondo de recuperación se exija aplicar reformas estructurales a los Estados miembros, el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, negó que vaya a aplicarse tal condicionalidad.

Por su parte, el director gerente del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), Klaus Regling, recalcó que solo hay una economía europea y no veintisiete en toda la UE, por lo que ayudar a los países más afectados por la pandemia “no es solidaridad, sino que va en el propio interés de todos los Estados miembros”.

“Creo que se necesitará un enfoque similar en la fase de recuperación, la segunda fase, que seguirá a la etapa de emergencia y puede ser mucho más larga, dos o tres años probablemente”, mencionó.

Agregó que el fondo de recuperación y el presupuesto comunitario serán “esenciales” en la recuperación “porque es difícil ver cómo se pueden proporcionar subvenciones a fondo perdido salvo mediante el presupuesto de la UE”.

CRÉDITOS DEL MEDE Y PARA EL DESEMPLEO

Además de abordar la recuperación tras la pandemia, los ministros repasaron las medidas que ya habían acordado en respuesta a la crisis.

La junta de gobierno del MEDE, compuesta por los ministros de Economía y Finanzas de los 19 países de la eurozona, dio este viernes luz verde definitiva a la línea de crédito de hasta 240.000 millones de euros para la pandemia, con lo que ya está operativa.

Los Estados que lo soliciten podrán recibir un préstamo del MEDE por hasta el 2 % de su PIB (unos 24.900 millones de euros en el caso de España) para cubrir costes sanitarios, directos o indirectos, ligados a la crisis del coronavirus, con la única condición de que los fondos se destinen a este objetivo.

El director gerente del MEDE destacó que si los países usan la línea de crédito para los gastos sanitarios, podrán destinar su propio dinero a financiar “otras partes del creciente déficit fiscal”.

Sin embargo, Centeno admitió que por ahora ningún país ha manifestado su intención de pedir un préstamo al fondo de rescate.

La vicepresidenta española de asuntos económicos, Nadia Calviño, vinculó este viernes la decisión sobre el uso de los créditos para la pandemia del Mecanismo Europeo de Estabilidad a que estos permitan minimizar los costes de financiación y destacó que por ahora España se financia favorablemente por sí misma.

El Gobierno sí prevé solicitar ayuda del fondo europeo SURE contra el paro, que contará con hasta 100.000 millones de euros para conceder créditos a los Estados para costear la aplicación de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

Los embajadores de los países de la Unión Europea lograron este viernes un acuerdo político sobre ese instrumento, que estará operativo cuando los Estados miembros hayan aportado 25.000 millones de euros en garantías que permitirán a la Comisión conseguir en los mercados los fondos para financiar la herramienta.

En algunos Estados, los parlamentos deben dar luz verde antes de facilitar las garantías, por lo que según Gentiloni SURE estará en funcionamiento en verano, “probablemente en julio”.

Los ministros también examinaron los progresos logrados sobre el fondo del Banco Europeo de Inversiones que contará con hasta 200.000 millones de euros y proporcionará créditos a empresas.

Acerca de ProfesionalesHoy 31657 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy