El BCE tendría que estar en junio preparado para ajustar las compras de deuda

Fráncfort (Alemania), 22 may (EFE).- El Banco Central Europeo (BCE) “tendría que estar en junio preparado para ajustar” las compras de deuda de emergencia por la pandemia del covid-19 y otros instrumentos si ve que la escala de los estímulos aplicados hasta ahora se queda por debajo de lo necesario.

Así se desprende de las actas de la reunión del pasado 30 de abril, publicadas hoy, en las que el BCE dice que “el Consejo de Gobierno tiene que evaluar continuamente cada medida, de forma individual y como paquete”, para valorar si todavía están calibradas adecuadamente y si su tamaño es apropiado para proporcionar el nivel de expansión monetaria necesario en este entorno económico incierto.

En la reunión de junio, el BCE tendrá más información sobre la situación de la economía de los países que comparten el euro, incluidas sus nuevas proyecciones macroeconómicas, de crecimiento e inflación.

En ese momento, el Consejo de Gobierno del banco central debería estar preparado para ajustar los estímulos monetarios si son insuficientes y aumentar las compras de deuda de emergencia por la pandemia o ajustar su composición, según las actas.

A diferencia de otros programas de compra de bonos, estas compras son flexibles y el BCE puede comprar durante un mes más deuda de un país si ve que su prima de riesgo se dispara.

El BCE observa que ha aumentado el número de bonos corporativos conocidos como “ángeles caídos”, es decir, bonos de empresas que han perdido el grado de inversión.

En las actas el BCE dice que aunque las compras de deuda de emergencia por la pandemia han contribuido a relajar las condiciones financieras y a estimular la emisión, la preocupación por la rentabilidad de las empresas hace que “las condiciones financieras para las empresas y los bancos sean más severas que antes de la propagación de la pandemia del coronavirus”.

El BCE apostilla que empresas con grado de inversión tienen diferenciales que duplican los que tenían antes de la crisis, lo que refleja “las expectativas de que se va a producir un notable aumento de las bajadas de las calificaciones de crédito”.

“El número de bonos ‘ángeles caídos’ estaba aumentando, mientras las bajadas de la calificación de los emisores de elevados rendimientos era mucho más notoria. Las tasas de impago de empresas podrían aumentar notablemente los próximos doce meses”, según las actas del BCE.

La entidad asegura que las compras de deuda del Eurosistema, formado por el BCE y los bancos centrales nacionales, ayudan a “preservar una transmisión suave de la política monetaria en todas las partes de la zona del euro”.

El Consejo de Gobierno del BCE también observó en la reunión de finales de abril que habían aumentado los diferenciales de la deuda soberana a diez años en la mayor parte de los países de la zona del euro respecto a la deuda alemana, que es la que sirve de referencia, independientemente de su calificación de crédito.

En algunas jurisdicciones, los diferenciales de los bonos soberanos habían vuelto a subir a niveles observados antes del anuncio de las compras de deuda de emergencia por la pandemia debido a las expectativas de que van a aumentar las emisiones y por la incertidumbre económica.

El BCE también veía “señales de que las primas de liquidez habían exacerbado posiblemente la presión al alza sobre las primas a plazo por el aumento de las necesidades de emisión” de deuda de los gobiernos para financiar las medidas de apoyo a las empresas y las prestaciones sociales.

El BCE ha dicho hasta ahora que va a comprar este año deuda pública y privada de la zona del euro por valor de 1,1 billón de euros, aunque se prevé que aumente la cantidad.

En la reunión de finales de abril, decidió inyectar más liquidez a mejores condiciones para que bajen los tipos de interés de los créditos a las empresas y hogares.

Acerca de ProfesionalesHoy 31523 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy