La alianza franco-nipona presenta un plan que permitirá un gran ahorro en costes

Tokio, 27 may (EFE).- La alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi anunció hoy un plan de convergencia que permitirá un ahorro de hasta el 40 % en las inversiones y que, entre otras cosas, incluye la decisión de que el grupo francés asuma Europa como una de sus “regiones de referencia”.

El programa fue dado a conocer en una videoconferencia de prensa conjunta desde París y Tokio encabezada por el presidente de Renault y de la alianza, Jean-Dominique Senard.

El objetivo de este plan a medio plazo es buscar sinergias para superar la grave crisis del sector ante la caída en la demanda de vehículos por el impacto de la pandemia de coronavirus.

“Todavía tenemos muchos desafíos por delante, pero hoy estamos preparados”, dijo Senard, quien estaba acompañado en la misma mesa por otros directivos de Renault y enlazado a distancia con representantes de Nissan y de Mitsubishi.

El programa busca compartir plataformas de producción y de post-venta con un esquema de líder-seguidor en cuanto a modelos para mejorar la eficacia y la competitividad de productos y tecnología, principios que primarán por encima de los volúmenes de producción.

Este marco permitirá un ahorro de hasta el 40 % en inversiones en modelos amparados en este esquema de convergencia, e implicará que las tres firmas tendrán un libre acceso a la tecnología que se desarrolle individualmente.

El programa establece que el mundo se repartirá a partir de las áreas de influencia ya existentes entre las tres firmas, que se convertirán en “regiones de referencia” y que servirán para mejorar la competitividad.

Renault, que mantiene el 43,3 % del capital de Nissan, será esa referencia para Europa, Rusia, Sudamérica y África del Norte; Nissan lo será en China, Norteamérica y Japón, y Mitsubishi (controlada por Nissan) se encargará del Sudeste asiático y Oceanía.

Al margen de un ejemplo que se puso, el de Brasil, donde dos plataformas de Renault y dos de Nissan se combinarán en una sola, no se ofrecieron detalles concretos sobre cómo será esa convergencia en otros lugares.

Se espera que, en el caso de Nissan, el grupo nipón dé a conocer este jueves su propio programa a medio plazo y aclare si, como aseguran medios nipones, tiene intenciones de cerrar su planta en Barcelona para que su producción se traslade a fábricas de Renault.

Según dijo Senard, el modelo de convergencia se ha venido perfilando en conversaciones que se han llevado a cabo en las últimas siete semanas para hacer frente a “una crisis sin precedentes” en el sector automotor.

Al tratarse de un programa a medio plazo no habrá un impacto inmediato porque, como señaló Senard, “no puedes cambiar la situación en unos pocos meses”, aunque agregó que las mayores medidas de ahorro comenzarán a notarse en 2022.

“Esta alianza está fuerte y está haciéndose más fuerte”, insistió Senard respondiendo a una pregunta sobre si es posible que se amplíe en un futuro a otras firmas. Agregó que en las próximas semanas habrá “algunas noticias” que no quiso detallar.

La alianza entre Renault y Nissan, a la que posteriormente se unió Mitsubishi cuando pasó a ser controlada por Nissan, fue forjada hace 21 años con Carlos Ghosn como unos de sus principales artífices.

Ghosn cayó en desgracia a raíz de su arresto en Tokio el 19 de noviembre de 2018, por supuestas irregularidades financieras, y ahora está prófugo de la justicia nipona en Beirut.

El relevo de Ghosn al frente de las tres firmas desató incomodidades en la alianza porque, según Nissan, Ghosn había acumulado demasiado poder.

Pero con el tiempo parece que se han ido superando los recelos y los momentos más ríspidos, y la pandemia de coronavirus ha forzado a las firmas a buscar sinergias mutuas a partir de una alianza que parecía haber entrado en su propia crisis.

El presidente de Mitsubishi, Makoto Uchida, recordó que a causa del covid-19 la sociedad global y la movilidad estás cambiado, y también están modificándose las preocupaciones medioambientales, y por ello “la alianza tendrá que cambiar, por supuesto”.

Senard aprovechó para insistir en que no hay planes para una fusión entre Renault y Nissan, una opción con la que se conjeturó meses después del arresto de Ghosn.

“No necesitamos una fusión para ser eficientes, para compartir nuestras capacidades y conseguir lo mejor de esta organización”, afirmó el presidente de Renault.

“En los próximos años vamos a ser mucho más eficientes y crearemos un nuevo modelo”, añadió.

Acerca de ProfesionalesHoy 32747 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy