Gobiernos y sindicatos lucharán por revertir un cierre que Nissan ve obligado

Madrid, 28 may (EFE).- Los gobiernos español y catalán han anunciado que trabajarán para revertir el cierre de los centros de Nissan en Barcelona, comunicado este jueves, mientras que los sindicatos plantarán cara y convocarán manifestaciones.

La multinacional considera que no hay una “solución viable de futuro” para las instalaciones del grupo en Barcelona.

La compañía ha anunciado que el cierre de las tres plantas que Nissan tiene en Barcelona -Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca- se llevará a cabo a partir de diciembre de 2020, con lo que sólo mantendrá en España los centros que tiene en Ávila, con 400 empleados, y en Los Corrales de Buelna (Cantabria), con 535.

El presidente de Nissan Europa, Gianluca de Ficchy, ha afirmado que no existe “ninguna solución viable de futuro” para las instalaciones del grupo en Barcelona, descartando así la posibilidad de dar marcha atrás.

Sin embargo, no piensa igual el Ejecutivo central. La ministra de Industria, Reyes Maroto, ha manifestado que aún ve futuro en un proyecto industrial de Nissan en Barcelona vinculado a vehículos eléctricos, y ha asegurado que el Gobierno continuará explorando alternativas para mantener la fábrica y salvar el empleo.

Por eso, el secretario general de Industria, Raúl Blanco, que ha calificado de “ataque al corazón industrial de Cataluña” el cierre de la planta de Barcelona, ha afirmado que el conjunto de administraciones trabajarán para convencer a la empresa de “revertir” esta decisión.

En la misma línea, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, ha dicho que hará “todo lo que esté en sus manos” para evitar estos, y ha pedido unidad institucional para intentar “revertir” esta decisión.

Los sindicatos de Nissan han señalado que plantarán cara a los planes de cierre y han anunciado movilizaciones.

El presidente del comité de empresa de Nissan en Barcelona, Juan Carlos Vicente, ha acusado a la multinacional de “dejar morir” las plantas catalanas, y ha asegurado que los trabajadores van “a pelear” y “a mantener en jaque a todas las administraciones pidiendo” que les apoyen.

Los trabajadores de las empresas proveedoras y subcontratadas de Nissan han acusado, por su parte, a las administraciones de “dejadez” y de no haber sido capaces de diseñar un plan industrial para la planta de Barcelona, que da empleo directo a unas 3.000 personas, aunque se elevan a entre 25.000 y 30.000 los puestos de trabajo que dependen de ella.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha reclamado un Pacto de Estado por la Industria, que incluya a las fábricas de Nissan de Barcelona, pues “por desgracia” éste no será el único “problema” que tendrá el sector en España, mientras que el secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha instado al Gobierno central, al de Cataluña y a todas las instituciones del país a implicarse en la “pelea” para que se mantengan los centros de producción.

Fomento del Trabajo ha planteado reconvertir la planta de Nissan y adaptarla a la nueva movilidad para hacerla viable, mientras que la también patronal catalana Pimec ha pedido que se reactive el plan nacional para el automóvil “para intentar compensar en lo posible la importante pérdida” de la planta Nissan en Barcelona.

El sector de la automoción también ha mostrado su preocupación por la noticia.

La Asociación de fabricantes Anfac, ha señalado que el cierre de la planta de Nissan tiene que suponer “una ineludible llamada de atención” para todas las administraciones sobre la situación del sector en España, mientras que la asociación de vendedores de vehículos Ganvam cree que nuestro país debe reorientar su estrategia.

Los partidos políticos también se han pronunciado, y desde el PSOE, su secretario ejecutivo de Industria, Carles Ruiz Novella, ha expresado el rechazo “absoluto” de su partido a los cierres y ha dicho que lucharán hasta el final para revertir la situación.

Sin embargo, la oposición pide explicaciones al Ejecutivo y el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha culpado de la decisión de Nissan a la “temeridad” del Gobierno y sus medidas.

Junts per Catalunya (JxCat) y Ciudadanos han presentado ante la Mesa del Congreso peticiones para que la ministra de Industria comparezca en la Cámara Baja y explique los planes del Gobierno ante los cierres en Barcelona.

Pablo Iglesias, líder de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, que este jueves comparecía en la comisión de reconstrucción del Congreso, ha dicho que las nacionalizaciones “son perfectamente posibles en la Constitución Española”, mientras que su excompañero y ahora diputado de Más País Íñigo Errejón ha señalado en Twitter que en España se dan las condiciones para que el Estado asuma las plantas de Nissan.

Acerca de ProfesionalesHoy 32758 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy