La CE niega que el fondo de recuperación tenga condiciones como los rescates

Bruselas, 28 may (EFE).- La Comisión Europea (CE) afirmó este jueves que las ayudas del futuro fondo de recuperación no estarán sujetas a condiciones como las que se impusieron en los rescates financieros, aunque los Estados tendrán que usarlas para reformas e inversiones en línea con las recomendaciones de Bruselas.

“Esto no es un programa de ajuste con un nombre diferente. Esta es una nueva herramienta, que es voluntaria y está basada en las prioridades nacionales establecidas”, dijo el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, en una rueda de prensa.

Los Estados, no obstante, deberán presentar planes de reformas estructurales e inversiones para recibir el dinero que respeten las recomendaciones que hace la Comisión cada año y estén en línea con las prioridades políticas europeas, así como cumplir con el calendario y las metas que acuerden con la Comisión para implementarlos.

“Esto no va de condicionalidad e intrusión de Bruselas (…) pero por supuesto la concesión de subvenciones está ligada a la implementación exitosa de las políticas”, dijo el comisario italiano, insistiendo en que el fondo es diferente a las herramientas que se usaron durante la pasada crisis financiera.

Gentiloni presentó junto al vicepresidente comunitario Valdis Dombrvoskis los detalles del nuevo “Instrumento para la Recuperación y la Resiliencia”, la pieza central del fondo de recuperación de 750.000 millones de euros anunciado ayer por Bruselas para hacer frente a la pandemia de la covid-19.

Este contará con 560.000 millones de euros, de los que 310.000 millones se desembolsarán en forma de subvenciones a fondo perdido y 250.000 como préstamos, y de los que a España le corresponderían 140.466 millones de euros (77.324 millones en subvenciones y 63.122 millones en préstamos), un 21,4 % del total.

El Ejecutivo comunitario quiere que el 60 % de las subvenciones esté comprometido antes de 2022 y el remanente hasta el final de 2024, mientras que los préstamos deberían solicitarse antes de que termine 2024, cuando dejará de estar operativo el fondo.

En la práctica, para presentar los fondos los países tendrán que presentar “planes de recuperación y resiliencia” a la Comisión en abril, junto a sus programas nacionales de reformas, o en octubre con los borradores presupuestarios para el año próximo.

Estos deberán estar en línea con las recomendaciones que les hace la Comisión cada año en septiembre y con las prioridades europeas, en particular la transición ecológica y digital.

Bruselas evaluará si cumplen estos requisitos y tendrá que dar el visto bueno al plan, que deberá ser avalado también por los países de la Unión Europea.

Además pactará con el país las metas y el calendario para su implementación, que serán propuestos por el propio país solicitante, de modo que los desembolsos de los diferentes tramos de ayuda estarán vinculados a que se respete este plan.

La Comisión quiere que el fondo empiece a funcionar en 2021 y que parte del mismo se adelante ya a partir de septiembre de este año, para lo que se necesitaría un acuerdo de los Estados miembros y el Parlamento antes del receso de verano.

Acerca de ProfesionalesHoy 32701 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy