Los carburantes llevan a la mayor caída de los precios desde 2016

Madrid, 28 may (EFE).- Los precios cayeron un 1 % en mayo frente al mismo mes del año pasado por el descenso de los combustibles, en el mayor retroceso de la tasa anual del índice de precios de consumo (IPC) desde hace cuatro años y en mitad de la pandemia del COVID-19.

Según el indicador adelantado del IPC publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de variación anual de mayo, que ahonda en tres décimas la caída del 0,7 % de abril, refleja el descenso de los precios de los combustibles y carburantes mientras siguen al alza los alimentos aunque a un ritmo más moderado.

En concreto, los alimentos y bebidas no alcohólicas subieron en tasa anual en mayo un 3,5 %, frente al 4 % de abril; con un incremento del 5,4 % para los frescos, también por debajo de la tasa de abril, y del 2,3 % en envasados, una décima más que el alza de abril.

En la evolución mensual, donde los precios se mantienen (0,0 %), los productos de alimentación y bebidas no alcohólicas también están más estables: los de los alimentos frescos bajan un 0,4 % y los de alimentos envasados suben un 0,2 %.

De vuelta a la comparativa anual, no se registraba un descenso en tasa interanual del 1 % desde mayo de 2016.

Por grupos -a raíz de la situación generada por el COVID el INE ha creado dos específicos- la evolución es dispar.

El primero incluye los productos de alimentación, bebidas, tabaco, limpieza y artículos no duraderos para el hogar, productos farmacéuticos, comida para animales y artículos para el cuidado personal.

Los precios de este grupo subieron el 2,8 % en mayo frente al mismo mes del año pasado, tres décimas menos que en el mes de abril.

El otro grupo contiene los servicios de alquiler de vivienda y garaje, la distribución de agua, alcantarillado, recogida de basuras, gastos comunitarios, electricidad, gas, gasóleo para calefacción, servicios de telefonía, música y televisión en streaming, seguros, comisiones bancarias y servicios funerarios.

En estos servicios, los precios caen un 4,2 %, dos décimas por encima de la registrada en abril.

En la evolución mensual, los productos incluidos en el grupo especial bienes COVID-19 han aumentado sus precios en mayo un 0,1 %; mientras que los servicios caen un 0,2 %.

“Era el dato que esperábamos por el abaratamiento de carburantes y electricidad mientras se mantiene cierta tensión alcista en alimentos”, apunta a Efe la economista senior de Funcas María Jesús Fernández, que cree que la inflación seguirá en negativo en los próximos meses aunque con cifras más moderadas de ese 1 % de mayo.

“Puede ser el mínimo”, apunta.

Para el director General del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Gregorio Izquierdo, el signo negativo de los precios “es un indicador indirecto de la gravedad de la situación económica y de las dificultades que pueden estar afrontando las empresas”.

Izquierdo cree que es una caída de precios de “carácter principalmente transitorio por lo que comenzará a revertirse según se vaya normalizando la situación económica”.

“Hasta que se normalice esta situación, nos moveremos en un entorno de inflación muy bajo, que tampoco viene mal porque servirá a los bancos centrales para mantener esa política de tipos de interés bajos que se necesitan para reactivar la economía”, explica a Efe el profesor del IEB Javier Niederleytner.

El INE vuelve a señalar este mes que la recogida de precios se ha realizado de nuevo íntegramente por medios telemáticos y que hay parte de la cesta de productos del IPC que continúa sin estar disponible para su adquisición por los hogares.

Así, para el cálculo del IPC del mes de mayo se han tenido que estimar el 18,6 % de los precios, lo que se corresponde con un 21 % de la ponderación del índice.

El dato confirmado de mayo se publicará el próximo 12 de junio.

Acerca de ProfesionalesHoy 32758 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy