Calidad y valor añadido, claves para el futuro de la exportación española

Pamplona, 31 may (EFE).- La calidad, la innovación y el valor añadido son algunas de las claves para la consolidación y crecimiento de las exportaciones españolas, ha destacado el presidente del Club de Exportadores e Inversores Españoles, Antonio Bonet, quien ha afirmado que la caída de las ventas en el exterior va a ser “muy importante”.

Bonet, quien ha protagonizado una videoconferencia organizada por la asociación navarra Institución Futuro, ha comentado a Efe que, según previsiones de la OMC, el comercio mundial va a caer entre un 13 y un 32 % este año y eso “es una barbaridad”.

En España, las exportaciones cayeron un 3 % en el primer trimestre, el mayor descenso para este periodo desde 2009, lastradas por el impacto de la COVID-19, que hizo que solo en marzo las ventas de España al exterior se desplomaran un 14,5 %.

A corto plazo, ha indicado Bonet, en el Club de Exportadores “somos bastante pesimistas”, ya que, si bien según la OCDE o el FMI el próximo año va haber una recuperación, “no se va a llegar al nivel de renta, de riqueza y de producción que había en el 2019. Al nivel de 2019 se va a llegar en el 2022 posiblemente, siempre y cuando la pandemia no rebrote”.

Aunque todavía no hay estadísticas, ha declarado Bonet, la destrucción del tejido productivo y el cierre de empresas en España “va a ser tremendo”.

En España, ha recordado, hay 52.000 exportadores habituales, “que son muy pocos” y que “no son absolutamente autónomos, sino que dependen mucho de sus proveedores, en muchos casos pymes”. Si estas últimas “caen por el camino porque no son capaces de soportar la crisis, al exportador le va a costar mucho trabajo estar en condiciones”, ha subrayado.

Además, ha puesto de relieve que un 66 % de la exportación española se dirige a la Unión Europea, “que es la que más va a sufrir a consecuencia de la crisis” y “eso no es muy optimista que digamos”.

A esta situación se añade que Estados Unidos, China y Japón, que realizan más del 30 % de las importaciones mundiales, suponen menos de un 10 % de las ventas de España en el exterior. “Nuestros mercados no son los principales mercados del mundo actualmente”, ha lamentado.

Otra debilidad del comercio exterior español es que un 20 % de las ventas corresponden a bienes de equipo y un 15 %, a automóviles y componentes. “Es decir, el 35 % de la exportación española va a sufrir mucho porque son sectores que van a estar muy afectados por la crisis”, ha resaltado Bonet, quien ha apuntado que los socios del Club -un centenar de las principales empresas exportadores españolas- están “muy preocupados”.

La COVID-19 ha tenido y tendrá en el futuro importantes efectos en la economía global. A juicio de Bonet, lo que va a provocar es la “aceleración” de ciertas tendencias, como la “desglobalización”.

“Con todo el tema de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el Brexit y el aumento del proteccionismo, las empresas han visto que las cadenas globales de valor se estaban resquebrajando, y la COVID lo que ha hecho es acelerar eso”, ha explicado.

Así, ha considerado que va a acelerarse la tendencia a producir componentes “cerca de donde están los mercados y las fábricas” y a que las plantas tengan piezas almacenadas. “Eso no es algo que se vaya a producir de la noche a la mañana, pero es la tendencia. Es la dicotomía sobre qué es más importante, el coste o la seguridad y la garantía del suministro”.

¿La estrategia para vender en el exterior en este complicado contexto? Bonet lo tiene claro: “Si queremos tener un país rico, como ya somos, con un nivel de estado de bienestar importante y con sueldos adecuados, no podemos competir por costes, tenemos que competir por otras circunstancias, como por ejemplo marca, innovación, tecnología o calidad, ese tipo de cosas”.

Además, ha opinado que es fundamental apostar por servicios con gran valor añadido, como las ingenierías, consultoría, servicios financieros, de telecomunicaciones o marketing.

“De servicios no turísticos, España exportó el año pasado 70.000 millones de euros, lo que es una barbaridad, y está creciendo mucho en los últimos años”, ha destacado Bonet, quien ha hecho hincapié en que esos “invisibles” de gran valor añadido son los que “van a sufrir mucho menos” en esta crisis.

Javier Rodrigo

Acerca de ProfesionalesHoy 32701 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy