El coronavirus asesta el mayor golpe en 30 años a la industria alemana

Berlín, 8 jun (EFE).- La producción industrial alemana cayó en abril un 17,9 % respecto a marzo y un 25,3 % interanual, lo que representa el mayor desplome de este indicador desde hace 30 años, debido al coronavirus, y con especial incidencia en un sector clave como es el del automóvil.

Según informó hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis), en marzo, cuando se generalizaron en muchos países las restricciones a la movilidad y la actividad económica para combatir la pandemia, la producción de la industria ya había sufrido un descenso del 8,5 % con respecto a febrero y del 11,3 % frente al mismo mes del año pasado.

La caída, aunque esperada, es la mayor en la serie histórica, desde enero de 1991, y muestra que el impacto fue especialmente fuerte en el sector del automóvil, cuya producción disminuyó en abril un 74,6 % con respecto a marzo.

Y, al margen de la producción industrial propiamente dicha, los datos conocidos este lunes reflejan otras consecuencias de la pandemia: la generación de energía bajó un 7,2 % frente a marzo, y la actividad del sector de la construcción, un 4,2 %.

El Ministerio de Economía señaló en un comunicado, sin embargo, que con la caída de la producción registrada en abril se ha alcanzado el punto más bajo de la crisis causada por las consecuencias económicas de la pandemia.

“Con el relajamiento escalonado de las restricciones y el regreso a la producción de la industria automovilística la recuperación económica se pondrá en camino”, confió el ministerio.

En cuanto al sector del automóvil, uno de los pilares de la industria del país, los principales fabricantes anunciaron la interrupción de la producción a mediados de marzo debido a las repercusiones de la pandemia.

El principal problema para el sector fue la paralización de las cadenas de distribución de los fabricantes de componentes que suministran a las plantas de vehículos.

A comienzos de mayo el sector retomó la producción, pero se enfrenta todavía al problema del descenso de los pedidos en el extranjero.

La confirmación de la caída en el sector automovilístico se produce mientras desde el Gobierno no le llegan precisamente noticias esperanzadoras.

Los partidos de la coalición de Gobierno que preside Angela Merkel alcanzaron la semana pasada un acuerdo sobre un programa para relanzar la economía por valor de 130.000 millones de euros en el que, sin embargo, se descarta una herramienta conocida como prima de desguace para ayudar específicamente al sector del automóvil.

A través de esa herramienta, que se empleó durante la crisis financiera y económica de 2008, se conceden ayudas a los compradores de vehículos que entreguen para el desguace su automóvil viejo.

En esta ocasión, sin embargo, solo habrá ayudas para los compradores de vehículos eléctricos, además de otras medidas que deben beneficiar a todos los sectores, como la rebaja del IVA o ayudas temporales a empresas medianas y pequeñas.

Precisamente la ausencia de medidas específicas en ese paquete, que se prevé que el Gobierno apruebe el próximo viernes en un Consejo de Ministros extraordinario anunciado este lunes, ha sido recibida con decepción en el sector del automóvil.

Ya, en general, se prevé que en los próximos meses se mantenga una tendencia a la baja en la producción, aunque no tan fuerte como en abril y mayo.

El instituto económico IFO, uno de los principales de Alemania, adelanta que el índice de las expectativas de producción, que se basa en una encuesta entre los industriales, ofrece indicios de mejora al pasar de -51 puntos en abril a -20,4 en mayo.

El director de encuestas del IFO, Klaus Wohlrabe, dijo que, aunque se trata del repunte más fuerte del índice desde la reunificación alemana en 1990, el alza “solo significa que la caída se ralentiza un poco”.

Ese repunte, además, se debe ante todo a la mejora de las expectativas del sector del automóvil para el que índice subió a 23 puntos después de haber estado en -41 en abril.

“No es una sorpresa si se piensa que la producción estaba paralizada por completo”, explicó Wohlrabe.

En otros sectores, en cambio, las expectativas con respecto a la producción siguen tendiendo a la baja. En la industria farmacéutica, por ejemplo, el índice cayó a -3 puntos tras haber estado en 14 puntos en abril, y el sector textil hubo un retroceso de -72 a -88 puntos.

Por su parte, el Instituto de Estudios Económicos (IfW) de Kiel (norte) considera, como el Gobierno, que la caída de la producción industrial puede haber llegado a su punto más bajo y señala que algunos indicadores -como los kilómetros recorridos por camiones en las carreteras alemanas- apuntan a que en mayo la recuperación ha comenzado.

Sin embargo, el IfW advierte también de que la recuperación necesitará probablemente mucho más tiempo que la caída y recuerda que la cartera de pedidos de la industria estuvo en abril un 35 % por debajo del nivel de un año atrás.

Acerca de ProfesionalesHoy 33249 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy