La demanda global de gas bajará un 4 % en 2020, la mayor caída de la historia

París, 10 jun (EFE).- La demanda global de gas caerá un 4 % este año, lo que supondrá el mayor descenso de la historia del sector por la recesión provocada por el coronavirus, pero también por un invierno particularmente suave en el hemisferio norte, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

En su informe anual sobre el mercado del gas publicado este miércoles, la AIE explica que el descenso de 150.000 millones de metros cúbicos que se espera en 2020 será el doble del que se produjo tras la crisis financiera en 2008.

Después de experimentar un incremento del 1,8 % en 2019, que estaba en línea con la tendencia constatada entre 2010 y 2017, este retroceso sin precedentes supone una marcada inflexión que tendrá consecuencias duraderas sobre el mercado.

De entrada, está afectando de forma sobresaliente a los precios, que se han hundido a niveles históricamente bajos. Una situación que se va a mantener al menos durante el verano y solo deberían empezar a recuperarse cuando comience la próxima temporada de calefacción.

Un 75 % de la caída del consumo de este año se deberá a los mercados maduros de Europa, Norteamérica y Asia.

En Europa, durante los cinco primeros meses del año, el retroceso de la demanda ha sido del 7 % respecto al mismo periodo del pasado año (se ha recortado en más de 40.000 millones de metros cúbicos) por el efecto combinado del confinamiento por la COVID-19, unas temperaturas excepcionalmente elevadas para la estación y la fuerte producción de electricidad eólica que ha sustituido a la generada en las plantas de gas.

En Norteamérica. la baja en esos mismo cinco meses ha sido del 2,8 %, aunque si se descuenta el efecto climático, la caída quedaría reducida al 0,4 %. En cualquier caso, eso supone una pérdida de volumen que de nuevo supera los 40.000 millones de metros cúbicos.

Por lo que respecta a las grandes economías emergentes, en China, el incremento se ha ralentizado al 1,6 % en el primer trimestre.

La AIE calcula que el volumen de gas utilizado para la producción de electricidad en el mundo se reducirá este año un 5 %, y eso supondrá la mitad de la disminución de la demanda.

El recorte del 4 % para usos residenciales y comerciales representará un 20 % y otro tanto la caída del 4 % para actividades industriales.

Para 2021, la agencia espera una recuperación progresiva de forma que la demanda en los mercados maduros volverá a su nivel anterior a la crisis, mientras en las economías emergentes el incremento será más fuerte, aprovechando los bajos precios.

No obstante, puntualiza que el impacto de la crisis de 2020 se dejará sentir en el potencial a medio plazo, con una pérdida de unos 75.000 millones de metros cúbicos en el incremento que estaba previsto entre 2019 y 2025, cuando se estima que habrá una progresión anual media del 1,5 %.

En los próximos años, la mitad de la progresión de la demanda procederá de la región Asia-Pacífico, y en particular de China e India.

Por lo que respecta a la oferta, la mitad de la producción suplementaria en los próximos años saldrá de Oriente Medio y Norteamérica. Con la particularidad de que los yacimientos de esquistos en Estados Unidos son particularmente vulnerables al bajón de los precios del petróleo y a la incertidumbre.

Acerca de ProfesionalesHoy 33362 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy