La inflación se modera en China con un aumento del 2,4 % interanual en mayo

Pekín, 10 jun (EFE).- El índice de precios al consumidor (IPC) de China, principal indicador de la inflación, aumentó un 2,4 % interanual en mayo en un contexto de medidas de control para contener la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 y de estímulo económico para reactivar la economía.

Se trata del dato más bajo desde marzo de 2019, y la continuación de una tendencia descendente desde el pico alcanzado el pasado enero con un 5,4 % interanual.

Es, además, una cifra inferior a la prevista por los analistas, que habían pronosticado un incremento de alrededor del 2,7 % en mayo.

Esta moderación se habría debido, según el estadístico de la Oficina Nacional de Estadística (ONE) Dong Lijuan, a que “la situación de la epidemia a nivel nacional fue en general estable, se retomaron la producción y los negocios, al tiempo que el aprovisionamiento de los mercados y la demanda siguieron mejorando”.

SUBEN LOS PRECIOS DE LOS ALIMENTOS, PERO MENOS QUE EN ABRIL

Al igual que en meses anteriores, los datos de la ONE muestran que los principales protagonistas de la subida del IPC fueron los alimentos, que se encarecieron un 10,6 % interanual en mayo, frente al 14,8 % de abril.

En concreto, el precio del cerdo, uno de los productos más demandados por los consumidores chinos, continúa imparable y aumentó el 81,7 % interanual el mes pasado (en abril subió un 96,9 % % interanual y en marzo, un 116,4 %), dado que su producción se ha visto mermada, desde mediados de 2018, por una epidemia de peste porcina africana que ha diezmado la piara nacional.

Por contra, el precio de las verduras frescas cayó un 8,5 %, mientras que el de la fruta fresca descendió un 19,3 % y el de los huevos retrocedió un 12,3 %.

“La inflación de los precios de los alimentos seguramente siga cayendo durante lo que resta de año, ya que los precios del cerdo se están reduciendo ahora que vuelve a aumentar el suministro”, opina el analista Julian Evans-Pritchard, de la consultora Capital Economics.

No obstante, Evans-Pritchard advierte de que “si se deja de lado el precio de los alimentos, este reciente descenso de la inflación podría estar llegando a su fin”.

De hecho, la ONE indicó que el precio de los productos no alimentarios aumentó un 0,4 % interanual (idéntico porcentaje que el mes anterior), el de los bienes de consumo, un 3,3 %, y los de los servicios, un 1 %.

El coste de la atención médica se elevó un 2,1 % interanual en mayo, mientras que el de la educación, la cultura y el entretenimiento lo hicieron un 2,2 %, pero los precios del transporte y las comunicaciones cayeron un 5,1 %; los de las prendas de vestir, un 0,4 %, y los de la vivienda, un 0,3 %.

Evans-Pritchard considera que “la inflación subyacente no debería tardar en tocar fondo, ya que la debilidad del mercado laboral va disminuyendo y el gasto de los consumidores se va fortaleciendo”.

“Y un repunte -concluye el analista- en la construcción de infraestructuras parece que impulsará un rebote en los precios de la producción, que están estrechamente relacionados con los de los bienes de consumo”.

SIGUEN CAYENDO LOS PRECIOS MAYORISTAS

Pero mientras eso sucede, los precios de la producción siguen cayendo: la ONE también publicó hoy el índice de precios a la producción (IPP), que mide la inflación mayorista, la cual retrocedió un 3,7 % interanual en mayo, tras las caídas del 3,1 % en abril y del 1,5 % en marzo.

Es un nivel que no se registraba desde hace cuatro años.

Los analistas habían pronosticado un descenso algo menor para este indicador, en torno al 3,3 %, para el mes de mayo.

De los 40 sectores recogidos en los datos de la ONE, 13 aumentaron sus precios, mientras que los 27 restantes los redujeron.

Uno de los más importantes, el de la extracción de petróleo y gas natural, fue el que más cayó en mayo: un 57,6 % interanual.

Acerca de ProfesionalesHoy 33379 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy