Álvarez (UGT): Nadie perdonará la “desvergüenza” ni a Nissan ni a Alcoa

Viveiro (Lugo), 22 jun (EFE).- El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha expresado este lunes su convencimiento de que la opinión pública española “no va a perdonar” ni a Nissan ni a Alcoa la “desvergüenza” de utilizar una situación de mercado “que es hoy, que no ha sido ayer y que no va a ser mañana” para tratar de “colar por la puerta de atrás” un cierre.

Álvarez se ha desplazado a Viveiro (Lugo), municipio en el que este mediodía ha ofrecido una rueda de prensa, para participar por la tarde en una manifestación contra el cierre de la única fábrica de aluminio primario en España que, si nada lo remedia, tiene los días contados, pues el próximo jueves 25 es la fecha fijada para el inicio formal del período de consultas del ERE de despido colectivo de 543 trabajadores.

En la sede local de su sindicato, Álvarez ha recordado que los movimientos en el caso de Alcoa vienen de atrás, al aludir al momento en que se desprendió de sus fábricas de A Coruña y Avilés (Asturias), y en lo que respecta a Nissan, también “parece que estaba dentro de sus planes estratégicos”.

Y la respuesta social es tal que ha dicho tener la sensación de que hace muchos años que no se ve “una solidaridad tan grande” con los empleados de unas empresas “como hay en este momento”.

Lo que ocurre le parece, sin tapujos, “una indignidad, una golfería”. “Las multinacionales es verdad que no tienen alma” al actuar movidas por el dinero, ha reconocido, pero “aprovechar estos momentos tan duros en el planeta…” no era lo esperable. “Tanta indignidad no se ha visto muchas veces en nuestro país”.

“Aprovechar los datos económicos para intentar justificar lo que no es justificable raya la mala fe”, ha destacado en varias ocasiones durante su intervención ante la prensa, con la que ha tenido un reconocimiento, pues “es de agradecer que estéis hoy aquí informando”.

Álvarez ha confesado estar “un poco harto” de que las administraciones el único mensaje que transmitan sea el de solidaridad con los empleados, al entender que los que tienen tareas ejecutivas han de hacer “algo más”.

Por estar en Galicia, se ha centrado en Alcoa y ha anticipado que “no vamos a dejar que se vaya de rositas de nuestro país”.

“No queremos más lágrimas, estamos a tiempo de no llorar”, ha dicho, y ha reclamado que el Estado declare el aluminio como un sector estratégico.

“En España necesitamos un gobierno valiente”, ha ahondado, que proteja a los ciudadanos “preservando aquellos sectores que son esenciales”.

“Vamos a dejarnos la piel”, ha anunciado Álvarez, y ha desvelado que hay alternativas encima de la mesa y la “madre” de todas ellas es la declaración de sector estratégico tras la cual sería sencillo encontrar socios porque “Alcoa no es una empresa deficitaria, no es verdad, y tiene mercado”.

Ha calificado de “atraco” lo que está aconteciendo y ha cargado duramente contra la “legislación tan laxa” y tan “pro empresa” que hay en España y que es uno de los “elementos letales”.

No quiere Álvarez llegar al punto de tener que impugnar el ERE una vez formalizado, pues “la mala fe es un elemento previo de impugnación”.

“Cuando deje la fábrica de funcionar, volver a ponerla en marcha es otra historia; por eso hay que actuar antes de que se apruebe el ERE”.

El complejo industrial de San Cibrao, asentado entre los municipios de Xove y Cervo, está compuesto por una fábrica de aluminio y una planta de alúmina, que emplean a 633 y 510 personas, respectivamente, y su peso en la economía local es de tal envergadura que representa un tercio del producto interior bruto (PIB) de la provincia de Lugo.

Alcoa comunicó su intención de iniciar el 25 de junio un proceso formal -el informal quedó abierto el 28 de mayo- de consultas para el despido colectivo en sus instalaciones de aluminio en San Cibrao (Lugo).

La factoría, informó la dirección en un comunicado, afronta una serie de problemas que han hecho que la producción de aluminio primario sea “ineficiente” y la operación de la planta no resulte “competitiva”, y que han causado “significativas pérdidas recurrentes, que se prevé que continúen”.

Alcoa prevé una reestructuración de la planta de aluminio que continuaría operando una parte de la fundición, mientras que la producción en la refinería, especifica la nota, no se vería afectada por el proceso.

En el caso de Nissan, el mazazo a la automoción afecta a tres millares de trabajadores, aunque los empleos en el aire son muchos más, lo que supone un duro golpe para la industria española y en especial para la catalana.

Acerca de ProfesionalesHoy 33249 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy