Las casas rurales dan sus primeros pasos en un verano de dificultad económica

Madrid, 3 jul (EFE).- Los alojamientos rurales dan sus tímidos primeros pasos en la temporada estival con una reactivación de las reservas, principalmente para agosto, y con un viajero que prefiere viajar en familia y a lugares con piscina, pero que puede haber visto afectado su bolsillo por la crisis sanitaria.

El Instituto Nacional de Estadística ya ha publicado las cifras de pernoctaciones en alojamientos rurales en mayo, mes en el que, con el avance de la desescalada, se permitió la reapertura entre estrictas medidas de seguridad de las casas rurales.

Durante ese mes, las pernoctaciones cayeron un 95,71 % respecto a mayo de 2019, hasta quedarse en las 36.494, y el número de viajeros fue de 8.088, todo un avance si se compara con el mes de abril, cuando se registró tabla rasa por el cierre de todos los establecimientos por el estado de alarma.

Esa pequeña subida en el número de reservas también la han registrado en junio, cuando los propietarios de los establecimientos rurales empezaron a observar que los españoles comenzaban a informarse sobre los alojamientos abiertos.

Esta primera semana de julio, el presidente de la Asociación de Profesionales de Turismo Rural (Autural), Francisco Parra, ha explicado a Efe que “el panorama general mejora ligeramente”, aunque “muy despacio”.

“Sigue habiendo una inseguridad a la hora de viajar pero el cliente está ganando confianza en la medida en la que todos los sectores turísticos nos hemos puesto las pilas y aplicamos y comunicamos las normas que nos ha propuesto el Instituto de Calidad Turística Española (ICTE)”, ha alegado Parra.

Se refiere Parra a las guías con recomendaciones para aplicar medidas de seguridad y evitar contagios por coronavirus en los diferentes sectores turísticos que desarrolló el ICTE y que difundió el Gobierno hace unas semanas.

Asimismo, ha hecho referencia al “esfuerzo” de los alojamientos rurales para aplicar dichas medidas y obtener los sellos de “seguridad” que proliferan en los últimos días y que certifican que las casas rurales cumplen con las medidas adecuadas.

El Gobierno ha puesto a disposición de los propietarios de los alojamientos el distintivo “Responsible Tourism”, que se puede descargar de la página web del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de forma gratuita, lo cual evitará gastos a los propietarios que tampoco tendrán que decidir entre la multitud de certificaciones que han ido surgiendo.

Parra ha insistido en que en el sector no confían en salvar el año con las reservas de estos últimos meses “porque anticipamos o presagiamos un otoño complicado donde se junta entre otras cosas el tema económico”, porque la perspectiva económica es “cruda” y provocará una disminución en los gastos de los turistas.

“Saldremos adelante pero no llegaremos a cubrir las expectativas a las cifras de años de atrás”, ha resumido, y ha precisado que el perfil de alojamiento más buscado este verano es el “independiente y con capacidad para toda la unidad familiar”, además de dar prioridad a las casas con piscina y sobre todo para las semanas de agosto.

Asimismo, ha explicado que los rebrotes que se han registrado en algunas regiones españolas han llevado a la cancelación de algunas reservas sobre todo de las que habían llegado a través de grandes operadores internacionales y no tanto de los que habían mantenido contacto directo con los propietarios de los alojamientos.

Parra ha recordado que los propietarios están haciendo un “esfuerzo” por cumplir todas las medidas y ser “prudentes en todo”, por lo que espera que los viajeros lo reconozcan y logren reactivar no solo agosto, sino los meses venideros, todavía con una actividad “escasamente significativa”.

Carlota Ciudad

Acerca de ProfesionalesHoy 32702 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy