La CE empeora su previsión y espera que el PIB de la eurozona caiga un 8,7 %

Bruselas, 7 jul (EFE).- La Comisión Europea (CE) empeoró este martes su previsión de crecimiento económico en la eurozona y estimó que el producto interior bruto caerá un 8,7 % durante 2020 por la pandemia de coronavirus, mientras que para la Unión Europea (UE) también anticipó una mayor bajada del PIB, del 8,3 % este año.

En sus anteriores previsiones, publicadas en mayo, Bruselas esperaba que la COVID-19 provocara un descenso del PIB del 7,7 % en los diecinueve países del euro y del 7,4 % en los Veintisiete.

Para 2021, el Ejecutivo comunitario sigue confiando en una recuperación de la economía y estimó hoy que el producto interior bruto aumentará un 6,1 % en el área de la moneda única y un 5,8 % en toda la UE.

En cualquier caso, la Comisión reconoció en un comunicado que el crecimiento el año próximo será “ligeramente menos fuerte” de lo previsto en mayo, cuando se anunció un incremento del PIB del 6,3 % en la eurozona y del 6,1 % en el conjunto del club comunitario.

Bruselas destacó que el levantamiento de las medidas de confinamiento se está produciendo “a un ritmo más gradual” de lo asumido en sus previsiones de primavera, por lo que los efectos en la actividad económica durante 2020 “serán más significativos de lo anticipado”.

“El impacto económico del confinamiento es más grave de lo que esperamos inicialmente. Seguimos navegando por aguas turbulentas y afrontamos muchos riesgos, incluida otra gran ola de contagios”, declaró el vicepresidente económico de la CE, Valdis Dombrovskis.

El político letón añadió que las estimaciones de Bruselas son “una poderosa ilustración” de los motivos por los cuales se necesita un acuerdo sobre el plan de recuperación tras la pandemia, que en la actualidad negocian los Estados miembros.

Las previsiones evidencian el diferente impacto del coronavirus en los Estados miembros y durante la rueda de prensa en la que se presentaron, el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, resaltó que el “riesgo de una creciente divergencia” entre los países era el fundamento para proponer un plan de recuperación.

Destacó que “el argumento” a favor de esa iniciativa “es ahora más fuerte que nunca”, por lo que instó a que los socios comunitarios logren un acuerdo al respecto.

Pese al hundimiento económico, la Comisión indicó que los primeros datos de mayo y junio “sugieren que lo peor ha podido pasar” y, según dijo, se espera que la recuperación gane tracción durante la segunda mitad de 2020, si bien insistió en que será “incompleta y desigual entre los Estados miembros”.

De hecho, el Ejecutivo comunitario subrayó que las diferencias en el impacto de la pandemia y en la “fortaleza de la recuperación” por países serán “todavía más pronunciadas” de lo adelantado en mayo.

Entre las grandes economías de la eurozona, Italia sufrirá la mayor caída del PIB este año (11,2 % menos), seguida de España (10,9 %), Francia (10,6 %), Holanda (6,8 %) y Alemania (6,3 %).

Durante 2021, el mayor crecimiento del producto interior bruto entre esos países tendrá lugar en Francia (7,6 % más), seguida de España (7,1 %), Italia (6,1 %), Alemania (5,3 %) y Holanda (4,6 %).

En cuanto a la inflación, la Comisión espera que sea del 0,3 % este año y del 1,1 % en 2021 en la eurozona, en tanto que en los Veintisiete se situará en el 0,6 % en 2020 y en el 1,3 % el ejercicio siguiente.

La CE recalcó que los riesgos para sus previsiones son “excepcionalmente altos y principalmente a la baja”.

En ese sentido, mencionó que se sigue desconociendo la escala y duración de la pandemia, así como la necesidad de aplicar nuevos confinamientos en el futuro.

Las estimaciones de Bruselas asumen que las medidas de confinamiento seguirán relajándose y que no habrá una segunda ola de contagios.

El Ejecutivo comunitario también afirmó que hay “riesgos considerables” de que el mercado laboral pueda sufrir más consecuencias negativas a largo plazo de lo esperado y de que las dificultades de liquidez se conviertan en problemas de solvencia “para muchas empresas”.

Bruselas advirtió, igualmente, de los riesgos para la estabilidad de los mercados financieros y del “peligro” de que los Estados miembros no logren coordinar “de manera suficiente” sus respuestas políticas nacionales.

Además, avisó de las repercusiones negativas de no lograr un acuerdo comercial con el Reino Unido tras el Brexit, mientras que como aspectos positivos destacó la disponibilidad de una vacuna contra el coronavirus antes de lo previsto o que los Estados miembros den luz verde al plan de recuperación, no tenido en cuenta en las previsiones porque aún no se ha logrado el consenso entre los líderes.

Acerca de ProfesionalesHoy 32749 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy