El año más complicado del recinto ferial de Ifema en Madrid

Madrid, 12 jul (EFE).- Desde noviembre del año pasado, Ifema ha organizado en tiempo récord una cumbre de la ONU, ha celebrado sus 40 años y se ha transformado en hospital para pacientes de COVID-19, por lo que su director, Eduardo López-Puertas, afirma que puede hablarse “del año más complicado de toda la historia” del recinto ferial de Madrid.

Un 2020 (y parte de 2019) repleto de desafíos que, no obstante, para López-Puertas ha dejado “muy fortalecida” la imagen de Ifema, que afronta ahora un último cuatrimestre del año en el que, si la pandemia lo permite, retomará su actividad habitual y albergará en torno a 50 eventos.

En una entrevista con Efe, el director general de Ifema pasa revista a un año que tuvo como aperitivo de excepción la cumbre mundial del clima o COP25 a principios de diciembre.

Tras la renuncia de Chile a organizarla por su situación interna, la feria madrileña tuvo menos de un mes para montar un congreso al que se preveía la asistencia de unas 25.000 personas, con unos draconianos requisitos de seguridad y producción audiovisual.

“Nos pidieron, en 18 días, montar lo que habitualmente se monta en 18 meses (…) el equipo de Ifema demostró la capacidad que tiene para hacer frente a cualquier adversidad y a cualquier reto en tiempos muy cortos”, indica López-Puertas.

Ifema celebró en enero sus cuatro décadas de vida y abrió el año con varios de sus eventos señeros, como Fitur, ARCO o AULA. A principios de marzo llegó el mazazo del coronavirus y, con él, el cierre de puertas.

En los centros sanitarios la situación pronto se aproximó al colapso y, en pleno pico de la pandemia, la Comunidad de Madrid recurrió a Ifema para instalar en el recinto ferial un hospital de campaña -“el más grande de España”, anunció la presidenta, Isabel Díaz Ayuso- que podría tener hasta 5.500 camas, aunque finalmente se quedó en unas 1.300.

El hospital comenzó a funcionar el pasado 22 de marzo tras un proceso de montaje vertiginoso, que permitió que el recinto ferial pudiera acoger pacientes, muchos de ellos muy graves, en solo unas horas. Durante los 40 días siguientes más de 3.800 personas pasaron por la instalación.

López-Puertas asegura que, si la COP25 fue un desafío, el hospital de campaña “fue un reto logístico todavía mucho mayor”, dado que, mientras que la cumbre del clima tenía “un manual de instrucciones muy claro y muy contundente”, el hospital se diseñó “sobre una pizarra vacía” y “con la premura” de que de un día para otro “tenían que entrar 150 personas”.

Al mismo tiempo, Ifema también cedió un pabellón al Ayuntamiento de Madrid para acoger a unas 200 personas sin hogar durante los momentos más complicados de la pandemia.

El hospital de campaña apagó la luz el 1 de mayo, con un acto multitudinario que provocó multitud de críticas a la presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, quien repetidamente ha reivindicado lo que llama “el milagro de Ifema” como uno de los mayores logros de su gestión de la pandemia.

“Las instalaciones de todo lo que han sido gases medicinales y todas las conducciones de oxígeno han quedado instaladas en las galerías interiores de Ifema (…) se ha recogido todo el hospital de una manera muy práctica para que nosotros, en 48 horas, pudiéramos volver a montarlo de la misma manera en la que estaba antes de recogerlo”, explica López-Puertas.

Con el período más dramático de la pandemia ya en el retrovisor, Ifema pretende ahora concentrar, en los últimos cuatro meses de 2020, tanto las ferias que ya tenía previstas como buena parte de las que tuvieron que suspenderse.

En torno a unas cincuenta, en total, que para su celebración requerirán de un amplio repertorio de medidas: arcos nebulizadores, tomas de temperatura, uso obligatorio de mascarilla, una limpieza más intensiva y la preceptiva limitación del aforo del recinto al 75 %, con lo que, en los pabellones más grandes, podrá haber hasta 11.000 o 12.000 personas.

“Lo que queremos es transmitir tranquilidad y que todo el mundo sienta que venir a Ifema, venir a Madrid, es venir a un sitio seguro”, declara López-Puertas.

El director general dice que “todavía es pronto” para prever cómo saldrán las cuentas de Ifema este año, ya que una vez arranque el último cuatrimestre se irá viendo “semana a semana” el comportamiento del público.

“Venimos de hacer el mejor resultado de la historia de Ifema en cuanto a facturación, y eso pues evidentemente nos ayuda, pero este año estamos jugando una nueva liga”, añade.

Aún así, confía en que la pandemia no trastoque ni el presente del recinto ni tampoco su futuro: ya han empezado los movimientos de tierras para iniciar las obras de ampliación de Ifema, cuya primera fase espera ver concluida a finales de 2022.

Juan Vargas

Acerca de ProfesionalesHoy 32758 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy