La caída de los precios se modera al 0,3 % en junio por la energía

Madrid, 14 jul (EFE).- Los precios moderaron su caída en tasa anual en junio al 0,3 %, seis décimas menos que en mayo, por la evolución de carburantes y electricidad, según el dato confirmado este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El Índice de Precios de Consumo (IPC) sigue así en negativo en tasa interanual por tercer mes consecutivo, aunque de forma más moderada tras el descenso del 0,9 % de mayo y del 0,7 % de abril, meses marcados por el impacto de la pandemia del COVID-19 y la fuerte bajada de los componentes energéticos, con especial peso en este índice.

El INE detalla que en la evolución de junio ha influido el alza en los precios del transporte -donde se incluyen carburantes- y de la electricidad y el gasóleo para calefacción frente al descenso del año pasado. En ambos casos, no obstante, siguen siendo tasas negativas.

En cuanto a los alimentos y bebidas no alcohólicas, la tasa disminuyó siete décimas pero siguió al alza en el 2,8 %.

El INE señala que la evolución de la tasa anual del IPC general de junio es “representativa” del comportamiento de los precios en su conjunto, pero que la intensidad de la subida de los precios de los carburantes no permite dilucidar cuál es el efecto del COVID-19.

Al detalle de los grupos creados por el INE en esta pandemia -bienes COVID-19 y servicios COVID-19- los precios del primero subieron el 2,3 % en junio en tasa anual, cinco décimas menos que el mes anterior, por el descenso en los precios de algunos alimentos.

En cuanto al segundo, la variación anual aumentó más de un punto y medio hasta el -2,4 % por esa evolución de algunos componentes energéticos.

Frente al mes anterior, los precios subieron en junio un 0,5 %.

En esta evolución mensual, los bienes COVID-19 cayeron un 0,3 % por el descenso de legumbres y hortalizas (un 2,5 % frente a mayo), la carne (que bajó un 0,3 %), y la leche, queso y huevos, con una disminución del 0,5 %.

En el caso de los servicios COVID-19, la tasa mensual fue del 1,2 % en junio por ese aumento de los precios de la electricidad y del gasóleo para calefacción.

En cuanto a la tasa anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) disminuyó una décima, hasta el 1 %, con lo que se situó algo más de un punto por encima de la del IPC general.

Por regiones, la tasa anual del IPC aumentó en todas las comunidades autónomas en junio respecto a mayo con los mayores incrementos en Castilla-La Mancha y Galicia, con una subida de ocho décimas en ambas.

Frente a esto, Canarias, Cataluña y La Rioja fueron las comunidades donde menos creció la tasa anual, con una subida de cuatro décimas en las tres.

Desde los sindicatos creen que estos datos de inflación van a permitir ganar poder de compra y reactivar la economía.

Así, desde CCOO opinan que la debilidad de la inflación facilitará que las diferentes rentas laborales -tanto pensiones como salarios pactados- ganen poder de compra este año, lo que ayudará a reactivar el consumo.

El sindicato prevé un descenso de los precios del 0,6 % para el conjunto de 2020.

En UGT señalan que la baja inflación proporciona margen para llevar a cabo políticas de impulso de la actividad económica.

Por su parte, la CEOE espera que vaya tornando a tasas positivas aunque moderadas en los próximos meses, en función de la evolución de los costes energéticos, con una previsión para el conjunto del año en torno al 0 %.

Acerca de ProfesionalesHoy 33349 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy