Manifestantes cierran el principal campo de gas y ahondan la crisis en Túnez

Túnez, 17 jul (EFE).- Un grupo de manifestantes cumplió hoy la amenaza hecha al Gobierno tunecino y ahondó aún más la crisis que sufre el país al cerrar la válvula de bombeo del yacimiento gasístico de El Kamour, situado en la región meridional de Tataouine y el más importante del país, anunciaron a través de las redes sociales.

“No queríamos llegar a esto pero las autoridades no han escuchado nuestras llamadas y no parecen querer tender la mano para encontrar una verdadera solución”, declaró el portavoz del movimiento, Tarek Haddad.

Los manifestantes, movilizados desde hace semanas en esta depauperada zona próxima al desierto, habían dado un ultimátum al Ejecutivo para que antes de este jueves cumpliera con un acuerdo firmado tras las protestas de 2017 en el que se comprometía a contratar a 4.500 jóvenes desempleados en las compañías estatales petroleras y de medio ambiente.

Acampados desde el sábado en las instalaciones de la compañía, situadas a unos cien kilómetros de la ciudad de Tataouine, exigían, asimismo, que el Ejecutivo cumpliera con el compromiso de invertir 27 millones de euros anuales en la zona.

MOVILIZACIÓN DEL EJÉRCITO

Nada más conocerse la noticia este jueves, el ministerio de Defensa advirtió de que el Ejército “no permitirá a nadie amenazar la seguridad nacional ni los sitios de producción y que todos los intentos de agresión y saqueo serán impedidos con los medios legales y jurídicos disponibles”.

En 2017, El Kamour fue ya escenario de una movilización similar que duró más de tres meses, causo pérdidas económicas millonarias por el cierre de diversas válvulas, supuso enfrentamientos con la Policía y concluyó con el citado compromiso del Gobierno para mejorar las infraestructuras y atajar el desempleo, que en 2019 alcanzó allí la mayor tasa nacional con un 28,7 por ciento.

Desde entonces, las protestas se repiten de manera periódica en esta zona, que según las cifras oficiales aporta el 40 por ciento del petróleo y el 20 por ciento del gas a la producción nacional.

DIMISIÓN DEL PRIMER MINISTRO

El cierre coincide con un momento de enorme incertidumbre política en el país a causa de la dimisión forzada el miércoles del primer ministro, Elyes Fakhfakh, presionado desde hace semanas tras haber sido acusado de un delito de corrupción por no haber declarado su participación accionarial en empresas privadas que contrataron con la Administración.

La renuncia se produjo escasas horas después de que el partido conservador de tendencia islamista Ennahda, primera fuerza en el Parlamento y socio de Gobierno, anunciara que presentaría una moción de censura contra el jefe del Ejecutivo.

Este mismo jueves, un total de 73 diputados de diferentes partidos presentaron, por su parte, otra moción de confianza contra el presidente del Parlamento y líder de Ennahda, Rachid Ghannouchi, al considerar que este ha abusado del reglamento de la Cámara.

En este escenario, con el país sumido también en una grave crisis económica y social que ha agravado la pandemia del coronavirus, el presidente de la República, Kaïes Said, debe designar un sustituto que antes de un mes deberá logar el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara para poder formar un gobierno.

Hasta entonces, la protesta de El Kamour y el resto de asuntos del Estado están en manos de un gabinete en funciones del que han sido expulsados y sustituidos los seis ministros de Ennahda.

Acerca de ProfesionalesHoy 33442 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy