La economía australiana retrocederá un 3,75 % este año por la COVID-19

Sídney (Australia), 23 jul (EFE).- El Producto Interior Bruto de Australia caerá un 3,75 % en 2020 a raíz de la crisis generada por la COVID-19, anunció este jueves por primera vez el jefe de la oficina del Tesoro, Josh Frydenberg, después de que el país registrara casi tres décadas de crecimiento continuo.

Frydenberg además señaló que Australia registró el mayor déficit presupuestario de su historia, cifrado en unos 85.800 millones de dólares australianos (61.232 millones de dólares estadounidenses o 52.911 millones de euros), durante el año fiscal que terminó el pasado 30 de junio.

Y pronostica que para el ejercicio de 2020-21 los números rojos serán aun mayores y alcanzarán un déficit presupuestario de 184.500 millones de dólares australianos (131.702 millones de dólares estadounidenses o 113.797 millones de euros).

“Las duras cifras reflejan la dura realidad que afrontamos. El panorama económico sigue siendo muy incierto y los recientes sucesos en (el estado de) Victoria dan testimonio de ello”, dijo Frydenberg al referirse al rebrote en Melbourne, donde hoy se confirmaron más de 400 nuevos infectados con la COVID-19.

El desempleo también aumentará hasta rondar el 9,25 % de la población activa de Australia para finales de año; y la deuda neta, situada en el 24,6 % del PIB, para 2020-21 se elevará hasta el 35,7 %.

Frydenberg y el ministro de Finanzas del país, Mathias Cormann, cifraron por primera vez el impacto de la pandemia en la economía australiana, aunque los datos que han revelado solo son una previsión y los números finales se conocerán en octubre, cuando se presente el presupuesto federal, que en condiciones normales se anuncia en mayo.

El jefe de la oficina del Tesoro recordó que el Gobierno “ha actuado rápida y decisivamente para brindar apoyo económico a los trabajadores, hogares y negocios (al aprobar fondos) con unos 289.000 millones de dólares australianos (206.330 millones de dólares estadounidenses o 178.226 millones de eures), el equivalente al 14,6 % (del PIB)”.

El REBROTE DE VICTORIA FRENA AUN MÁS LA ECONOMÍA

Australia, elogiada por sus políticas sanitarias y económicas para gestionar los efectos de la pandemia, ha visto frenados sus planes de recuperación por el rebrote de Melbourne, donde desde principios de mes las infecciones superan los 4.000 casos.

Los infectados en lo que va de julio suponen algo menos de un tercio del total de casos confirmados desde el inicio de la pandemia a nivel nacional, unos 13.300, incluidos 133 fallecidos.

Las autoridades del estado de Victoria, cuya actividad económica representa el 25 % de la economía del país, confinaron por segunda vez, desde el 9 de julio y hasta el próximo 20 de agosto, a alrededor de 5 millones de habitantes en Melbourne y el municipio rural de Mitchell, por un fuerte rebrote de enfermos con el virus.

El rebrote también ha propiciado el cierre de fronteras internas. La existente entre Victoria y Nueva Gales del Sur, el principal estado australiano en términos demográficos y económicos, llevaba abierta cerca de cien años.

Precisamente en Nueva Gales del Sur también se han detectado desde principios de mes decenas de casos vinculados al rebrote de Melbourne, aunque en el resto del país se registran pocos o ningún caso de COVID-19 desde hace semanas.

Acerca de ProfesionalesHoy 33269 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy