El BCE se inclina por usar todos los fondos del programa de compra de deuda

Berlín, 20 ago (EFE).- El Banco Central Europeo (BCE) es partidario de mantener la flexibilidad de su programa de compra de bonos puesto en marcha para afrontar el impacto de la epidemia de coronavirus y prevé utilizar completamente su dotación, que desde el incremento acordado en junio asciende a 1,35 billones de euros.

Según las actas de la última reunión de política monetaria publicadas este jueves, los miembros del consejo dejaron abierta la posibilidad de una ampliación de los instrumentos para hacer frente a las repercusiones de la crisis y subrayaron que la flexibilidad del programa de compra de bonos es fundamental.

Sin embargo, en el seno del consejo también hay voces críticas que sostienen que el volumen de compra neta fijado en el programa debe verse como un tope máximo y no como una meta.

Ademas, argumentan que hay datos de coyuntura que han sorprendido positivamente y que algunos de los peligros para la economía que se habían considerado en junio han perdido envergadura.

No obstante esa posición, según las actas, es defendida solo por una minoría, ya que la mayoría del consejo es partidario de utilizar todo el volumen de compra de bonos fijado inicialmente.

En su reunión de julio el BCE no tomó nuevas decisiones después de que en las anteriores aprobara instrumentos para hacer frente a las repercusiones de la pandemia.

En junio había aumentado en 600.000 millones su programa de compra de bonos PEPP para alcanzar un monto total de 1,35 billones de euros.

Además el programa, muy controvertido en algunos países, se prolongó por lo menos hasta finales de junio de 2021.

El economista jefe del BCE, Philip Lane, se había mostrado escéptico respecto a la evolución de la crisis, lo que desató suposiciones sobre una posible ampliación del programa de compra de bonos.

Lane se basaba a actual evolución de la pandemia, con aumento del numero de contagios en muchos países de Europa lo que ha llevado a que, en plena temporada de vacaciones, muchos Gobiernos hagan advertencias acerca de los viajes a lugares considerados como de alto de riesgo.

En muchos países el desempleo tiende al alza, pese a todas las medidas para contenerlo, y puede seguir creciendo en los próximos meses antes de que los diversos paquetes para impulsar la coyuntura empiecen a tener efecto.

Durante la reunión del BCE, según se desprende de las actas, Lane fue más cauteloso y dijo que aunque era de esperar un “rebote técnico” de la coyuntura no debe confundirse con una recuperación.

Algunos de los miembros del consejo constataron también un exceso de optimismo en los mercados ante la incertidumbre tanto en lo referente a la evolución de la pandemia como en sus repercusiones sobre la economía.

La próxima reunión del consejo, según algunos, vendrá demasiado pronto para que se puedan tomar decisiones con una perspectiva clara sobre la situación económica.

El programa de compra de bonos del BCE ayuda tanto a las empresas como a los gobiernos a que no se disparen los intereses en el mercado.

La política del BCE está marcada desde hace años por la lucha contra diversas crisis, primero la crisis financiera y ahora contra las repercusiones del coronavirus.

La inflación en la eurozona se mantiene desde hace mucho por debajo de la meta fijada por el BCE, ligeramente menos que el 2.0 %, lo que justifica ante quienes defiende una interpretación ortodoxa del mandato que se tomen medidas expansivas como el mantenimiento de intereses bajos o el programa de compra de bonos.

Acerca de ProfesionalesHoy 33257 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy