Francia entra en recesión tras una caída del 13,8 % del PIB de abril a junio

París, 28 ago (EFE).- El confinamiento aplicado en Francia entre marzo y mayo para contener el avance de la pandemia provocó un freno de la actividad que hundió el producto interior bruto (PIB) en el segundo trimestre hasta el 13,8 %, su segundo descenso consecutivo, con el que el país entra oficialmente en recesión.

Ese retroceso publicado este viernes por el Instituto Nacional francés de Estadística (INSEE) confirma las previsiones de julio, se suma al del 5,9 % experimentado de enero a marzo y es el mayor desde que comenzó la serie histórica en 1949.

La evolución negativa del PIB está vinculada con el cese de las actividades no esenciales cuando entre el 17 de marzo y el 11 de mayo las autoridades confinaron a la población frente a una crisis sanitaria que se ha cobrado en Francia unos 30.500 muertos, con un pico este jueves de 6.111 contagios en el último día.

IMPACTO DEL CONFINAMIENTO

Aunque el levantamiento progresivo de las restricciones condujo a una reanudación progresiva de la actividad en mayo y junio, el segundo trimestre reflejas la consecuencias de que los franceses tuvieran que quedarse en casa: el consumo de los hogares cayó un 11,5 %, tras un descenso del 5,8 % en el primer trimestre.

El retroceso fue más pronunciado en el consumo de servicios (-15,4 %) que en el de bienes (-14,3 %), mientras que los gastos alimentarios limitaron su caída al 0,5 %, tras haber aumentado un 2,8 % entre enero y marzo, y los de energía cayeron hasta el 11,7 %, tras retroceder un 3,7 % en el primer trimestre.

Todos los indicadores se situaron a la baja: las exportaciones se desplomaron un 25 %, frente a una caída del 6 % de enero a marzo, y en la producción la contracción global fue del 13,9 %, especialmente marcada en la construcción (-20,3 %) y menos pronunciada en la de bienes (-16,7 %).

Francia se sitúa en la línea de otras grandes economías y de los datos difundidos por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde el descenso en el segundo trimestre en su conjunto fue del 9,8 %.

En el G7 solo fue superada por Reino Unido (-20,4 %) y estuvo seguida por Italia (-12,4 %), Canadá (-12 %), Alemania (-9,7 %), Estados Unidos (-9,5 %) y Japón (-7,8 %), país donde las medidas para afrontar la pandemia fueron menos duras que en Europa o en Norteamérica.

El bajón del PIB francés, no obstante, es menor que lo anticipado a mediados de junio por el INSEE, que previó entonces un hundimiento del 17 % en este segundo trimestre y una caída del 5,3 % de enero a marzo.

RECUPERACIÓN PROGRESIVA

Los datos del consumo de los hogares son una de las señales que invitan al optimismo: en mayo avanzó un 35,5 %, en junio un 10,3 % y este julio un 0,5 %, según difundió también este viernes el instituto.

La inflación, por otra parte, se incrementó en agosto un 0,2 % interanual, seis décimas menos que el mes anterior.

El Gobierno francés anticipa que para el conjunto del año la bajada del PIB podría rondar el 11 %, aunque confía en que las medidas económicas lanzadas frente al impacto de la COVID-19 reduzcan ese porcentaje.

Ese es el objetivo del plan de recuperación que será presentado este próximo 3 de septiembre, dotado con 100.000 millones de euros, de los que 2.000 irán dirigidos por ejemplo a apoyar al sector cultural.

“La soberanía sanitaria e industrial será uno de los pilares del plan de estímulo”, dijo este viernes en Twitter el presidente francés, Emmanuel Macron, mientras que el ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, subraya que se concederá importancia a que el crecimiento no dé la espalda a la ecología.

Acerca de ProfesionalesHoy 33268 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy