El hotel Gran Sol, icono de Alicante, se reinventa con desayunos “con vistas”

Alicante, 5 sep (EFE).- El hotel que hace medio siglo cambió la fisonomía y el ‘skyline’ de la ciudad de Alicante, el Gran Sol, del grupo Meliá, se reinventa en tiempos del coronavirus con la apertura de su restaurante panorámico a casi 100 metros de altura para nuevos desayunos tematizados.

En la mayor crisis turística por la covid-19, el Gran Sol trata de “reconvertirse para captar lo que se pueda de negocio”, en palabras de su nueva directora, Carmen Hernández, de 34 años y que lleva dos meses al frente de este establecimiento que es un icono en la ciudad porque el rascacielos que ocupa se ve desde los cuatro puntos cardinales.

Históricamente este establecimiento ha registrado ocupaciones “altísimas” durante los doce meses del año, pero la pandemia global ha invertido la situación y arroja actualmente resultados “modestos” que obligan a optimizar sus recursos a partir del presente septiembre, un mes ya cargado de “incertidumbres”.

Entre las nuevas ofertas, ofrecer desayunos temáticos (‘healthy’, ‘Spanish signature’, ‘Basic’ e ‘English breakfast’) de tipo bufet, pero asistido (igual que el habitual libre pero sentado y atendido por un camarero para respetar la nueva normativa sanitaria) disfrutando de una panorámica inigualable en Alicante sobre tejados, puerto y el mar, y casi a la misma altura que el castillo de Santa Bárbara.

El hotel ha dispuesto un precio único de 15 euros sin límite de comida para conseguir que la espectacular panorámica de su restaurante deje de ser una “gran desconocida” en su propia ciudad.

“Queremos potenciar el restaurante con un producto diferenciado y una experiencia única: las vista que nos dan la altura, todo un plus”, ha destacado Hernández, que ha repetido que la intención es que el cliente “disfrute” de la experiencia del desayuno.

El Gran Sol ocupa una imponente torre de cien metros inaugurada hace medio siglo en el centro neurálgico de Alicante, frente al puerto y junto a la Explanada de los conocidos mosaicos ondulados y palmeras, y es un símbolo arquitectónico de la Comunitat Valenciana que cuenta en una de sus fachadas con el mural más grande pintado en una estructura privada, obra del alicantino Manuel Baeza.

Con el paso de los años, este ejemplo del desarrollismo urbanístico de los años 60 y 70 se ha convertido en una de las estampas más conocidas de la ciudad, pese a lo cual, ha explicado la directora, muchos alicantinos no han pasado nunca de la puerta.

El restaurante, cuyo chef es el colombiano, de Bogotá, Óscar Palma, ya ofrece comidas y cenas los fines de semana con un toque de cocina nikkei, y a partir de hoy también cuenta con un servicio de tardeo de 12.30 y 19.30 horas para tomar algo “en altura”.

A los desayunos y al tardeo le seguirán entre las propuestas innovadoras de la nueva etapa de Hernández en la dirección unas jornadas gastronómicas específicas, aún por concretar.

Este nuevo concepto gastronómico de ‘rooftop bar&restaurant’ (@convistas en la red social Instagram) no obliga, aunque sí aconseja cita previa para un mejor disfrute del servicio.

Acerca de ProfesionalesHoy 33252 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy