Cuatro empresas han pedido, juntas, unos 1.000 millones del Fondo de Rescate

Madrid, 11 sep (EFE).- Cuatro empresas han solicitado ya formalmente cerca de mil millones de euros en ayudas del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, un recurso diseñado por Bruselas y gestionado en España por la SEPI para compañías cuyos negocios se ven amenazados por la irrupción de la pandemia del coronavirus.

Hasta el momento ha trascendido que Duro Felguera ha pedido 100 millones y Air Europa, 400 millones, pero fuentes cercanas al holding empresarial público aseguran que hasta el momento hay otras dos empresas vinculadas al turismo y al transporte que también han solicitado formalmente la ayuda.

Antes de solicitarla, que ha de ser de un mínimo de 25 millones, también ha habido otras compañías que han pedido información para saber si les podría interesar acogerse a este recurso y si cumplirían los requisitos.

¿LLEGARÁ A AGOTARSE EL FONDO?

Según esas mismas fuentes, el importe solicitado hasta el momento se acerca, aunque llega, al 10 % del fondo de rescate, dotado con 10.000 millones y al que se puede acudir hasta el 20 de junio de 2021.

Es de prever que a medida que se agoten otros tipos de ayudas que durante estos meses se han facilitado para evitar cierres empresariales y tratar de que la liquidez siga fluyendo, las compañías recurran en mayor medida a este fondo.

Además, durante el primer trimestre de 2021 las empresas posibles beneficiarias presentarán sus cuentas de 2020 y tendrán una buena radiografía de su situación financiera, lo que también podría elevar el número de compañías interesadas en el fondo, coincidiendo con el fin del plazo establecido.

Las citadas fuentes consultadas creen que los 10.000 millones no serán suficientes para cubrir todas las peticiones, aunque recuerdan que la cuantía es susceptible de ampliarse.

El fondo se usará para dar ayudas que, en circunstancias normales, serían contrarias a las leyes europeas de defensa de la competencia, pero Bruselas ha establecido un marco temporal en el que se permitirán, bajo estrictas condiciones, para tratar de evitar que la pandemia hunda empresas estratégicas para un país.

Condiciones como que las empresas fueran solventes a 31 de diciembre de 2019, antes del estallido de la pandemia, y que como consecuencia del covid estén en una situación de deterioro patrimonial y de poder entrar en causa de disolución o insolvencia.

AYUDAS CON TIPOS DE INTERÉS ELEVADOS

Las receptoras de ayudas tendrán que presentar un plan estratégico de viabilidad y devolver las ayudas cuanto antes. De hecho, las condiciones establecidas por Bruselas incentivan que la devolución sea lo más rápida posible.

Así, si lo que ha hecho el Estado es entrar en el capital social, su salida tendrá que pagarse o bien al precio de mercado en el momento de reembolso o (si ese precio fuera menor que el importe aportado inicialmente) la inversión inicial más un recargo del 2 % anual.

Si se han concedido préstamos participados u otras ayudas financieras sin entrar en el capital, los tipos de interés también son altos.

Concretamente, el tipo de interés del primer año es del 2,5 %; en el segundo y tercero, del 3,5 %; en el cuarto y quinto, del 5 %; el sexto y séptimo, del 7 %, y en el octavo y siguientes, del 9,5 %. Además, hay penalizaciones adicionales si al cabo de unos años no se ha devuelto el grueso de las ayudas.

DERECHO DE VETO A FUSIONES

A grandes rasgos, las ayudas se pueden dar a través de líneas de financiación y, para casos más complejos, a través de la entrada en capital de la empresa (normalmente por ampliación de capital). También caben fórmulas mixtas.

Duro Felguera, por ejemplo, ha pedido un préstamo participativo de 70 millones y una ampliación de capital suscrita por SEPI por otros 30 millones. La fórmula propuesta por Air Europa Holding no ha trascendido.

En cualquier caso, las citadas fuentes confirman que el consejo gestor del fondo podría imponer medidas para tener derecho de veto de la compra de Air Europa por parte de Iberia, una operación que la aerolínea integrada en IAG espera cerrar antes de que acabe este año y a primeros del siguiente.

Esas medidas de veto serían posibles tanto si el Estado entra en el capital de Air Europa como si no, ya que, en ambos casos, podría reclamar la entrada en el Consejo de Administración o supeditar la concesión de ayudas a cualquier otro mecanismo que le permita salvaguardar la adecuada asignación de los recursos públicos.

Acerca de ProfesionalesHoy 33462 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy