El Gobierno británico lanza un nuevo plan de apoyo al empleo ante la nueva ola de COVID-19

Londres, 24 sep (EFE).- El Gobierno británico dio a conocer este jueves un nuevo plan de apoyo al empleo, con el pago de una parte de los salarios, para hacer frente a las nuevas restricciones por la segunda ola del COVID-19 en el Reino Unido.

El ministro británico de Economía, Rishi Sunak, presentó en el Parlamento el denominado “Programa de Apoyo al Empleo” (JSS, en inglés), que a partir del 1 de noviembre sustituirá al aplicado desde marzo, por el que el Gobierno financia hasta el 80 % de los sueldos de los trabajadores que no podían trabajar por el confinamiento nacional, pero que finalizará a finales de octubre.

El anuncio del llamado “canciller del Exchequer” era ampliamente esperado, después de que el Ejecutivo impusiera esta semana nuevas medidas para contener la propagación del coronavirus, como el cierre -a partir de esta noche- de bares y restaurantes y la obligación del uso de mascarillas en tiendas o en el transporte público.

Según fuentes oficiales, para sacar adelante este nuevo plan, Sunak consultó a la secretaria general de la Confederación de Sindicatos (TUC), Frances O’Grady, y a la directora general de la Confederación de la Industria Británica (CBI), Carolyn Fairbairn.

EL GOBIERNO PAGARÁ UNA PARTE DE LOS SALARIOS

El nuevo plan permitirá que las empresas puedan retener a más trabajadores en lugar de despedirles una vez que termine en octubre el programa del Ejecutivo sobre retención de empleo.

En virtud del nuevo programa, los empleados cobrarán los sueldos directamente de sus empleadores por trabajar al menos una tercera parte de sus horas laborales normales, mientras que el Gobierno se hará cargo de aportar las otras dos terceras partes de sus ingresos.

El plan estará abierto a todos los trabajadores del país, incluso aquellos que no se habían acogido al anterior iniciado en marzo.

Tanto pequeñas como medianas empresas podrán solicitar las nuevas ayudas, pero las grandes compañías tendrán que demostrar que la pandemia ha castigado sus ingresos para poder acogerse al programa.

Quienes estén desempleados no se beneficiarán de las medidas, pensadas, según el ministro de Economía, para apuntalar empleos “viables”, que se mantengan con el tiempo.

El Gobierno también ha decidido renovar en noviembre el apoyo a los autónomos, por el que éstos recibirán una paga mensual calculada a partir del promedio de ingresos de los últimos tres años.

AYUDAS AL TURISMO Y FACILIDADES PARA PAGAR PRÉSTAMOS

Además, el ministro decidió continuar con el apoyo al sector del turismo, la hostelería y los cines, los más castigados por la crisis, al mantener el Impuesto al Valor Añadido (VAT) en el 5 % -frente al 20 % antes de la pandemia- hasta el próximo 31 de marzo.

Además, las empresas que recibieron préstamos estatales durante la pandemia tendrán cuatro años más para devolverlos, frente al límite de seis años hasta ahora, lo que permitirá reducir los aportes mensuales por el pago de esas ayudas.

“Sé que la gente está ansiosa, temerosa y exhausta ante la perspectiva de nuevas restricciones. Comparto esos sentimientos pero hay razones para ser cautelosamente optimistas”, dijo el ministro en la Cámara Baja sobre los difíciles meses que hay por delante.

Sunak explicó que, al tratar de mantener un equilibrio entre la lenta marcha de la economía y las restricciones por el virus, era necesario sustituir el programa en vigor hasta octubre.

“El nuevo brote del virus y las medidas que necesitamos tomar (para contenerlo), suponen una amenaza para nuestra frágil recuperación económica”, dijo Sunak, quien admitió que el Gobierno no podrá salvar todos los negocios ni todos los empleos.

El ministro admitió, además, que el país tiene que aprender a vivir con el coronavirus y “vivir sin miedo”.

El anterior plan permitió pagar gran parte de los salarios de diez millones de personas que no pudieron trabajar por el confinamiento y ayudó a 1,2 millones de empleadores.

MÁS MEDIDAS RESTRICTIVAS

Esta semana, el Gobierno anunció nuevas medidas, como multas más fuertes para quienes no cumplan con las reglas en Inglaterra, como no llevar mascarillas en tiendas o el transporte público.

Las otras regiones británicas también han reforzado las limitaciones de movimiento de la población, como es el caso de Escocia, donde no está autorizado que las personas que viven en una propiedad puedan tener contactos con los de otra vivienda.

El Reino Unido, con más de 6.000 contagios diarios de COVID-19, ha entrado en una segunda ola del coronavirus mientras está sumido en la primera recesión desde la crisis crediticia de 2008.

En el trimestre entre abril y junio, el producto interior bruto (PIB) británico descendió el 20,4 %, mientras que en el trimestre anterior -enero a marzo-, el PIB retrocedió el 2,2 %.

Acerca de ProfesionalesHoy 33776 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy