Expectación entre los trabajadores de Alcoa tras acabar el plazo de venta a Liberty

Lugo, 28 sep (EFE).- Los trabajadores de la planta de Alcoa en San Cibrao, Cervo (Lugo), están a la expectativa de lo que pueda suceder con sus puestos de trabajo una vez este domingo ha terminado el plazo pactado entre la multinacional americana y GFG Alliance (Liberty House) para negociar la venta de la fábrica.

Fuentes de Alcoa consultadas por EFE se remiten a lo que refleja el acuerdo alcanzado por la empresa con los representantes de los trabajadores y el beneplácito de las instituciones para lo que pueda suceder a partir de ahora.

El proceso de negociación se ha desarrollado en tres fases, según acordaron ambas multinacionales el pasado mes de agosto.

Las multinacionales se habían dado de plazo hasta este domingo para “concretar el contrato de compraventa inicial”, un “contrato de preacuerdo a expensas de la aprobación por todos los organismos”, entre los que se encuentran también la Xunta de Galicia, el Ministerio de Industria y los sindicatos UGT, CCOO y CIG.

Además, en esta fase las partes también deberían haber tratado otros “acuerdos más detallados de la venta”, como las concesiones o servicios compartidos.

Sin embargo, sin acuerdo sobre la venta una vez concluido el plazo, la comisión negociadora que representa a los trabajadores y a la dirección de Alcoa se reunirán a partir del mediodía de este lunes 28 de septiembre en el Pazo de Cea, en el municipio de Nigrán (Pontevedra).

En esa reunión, precisan fuentes de la propia compañía, habrá “un único punto en el orden del día”, que será la negociación de las condiciones para aplicar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) o bien, en caso de que no hubiese acuerdo entre las partes, para la aplicación de un ERE.

Esto implicaría un despido colectivo que podría afectar a unos 534 trabajadores de la fábrica de aluminio primario, así como a los empleados de las compañías auxiliares.

Eso sí, el comité de empresa, que sigue reclamando al Gobierno de España que, llegado el caso, intervenga la fábrica para evitar su cierre, ha dejado muy claro a lo largo de las últimas semanas que la propuesta de Alcoa para realizar una “hibernación ordenada de las cubas de electrolisis” es una “línea roja” que no está dispuesto a traspasar

Los representantes de los trabajadores recuerdan que las cubas de electrolisis son el verdadero “corazón de la fábrica”, de modo que su parada supondría la “muerte” del complejo industrial.

Es más, el comité insiste en que cualquier acuerdo debe cimentarse sobre la premisa “de mantener el 100 % de la producción” y, consecuentemente, de los puestos de trabajo”.

Acerca de ProfesionalesHoy 33856 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy