Las grandes compañías revisan con cautela su estrategia de oficinas

Madrid, 5 oct (EFE).- Ninguna está tomando decisiones todavía, pero prácticamente todas las grandes compañías se están replanteando su estrategia de oficinas, conscientes de que los nuevos modelos de vida y de trabajo que ha impulsado la pandemia de la COVID-19 van a transformar sus necesidades a medio plazo.

“No conozco ninguna compañía que no tenga en sus órganos de decisión ese tema encima del tapete”, asegura a Efe el director de Soluciones Empresariales de JLL, Borja Basa, que afirma que “habrá cambios seguro” y que esa transformación depende de tres palancas: los empleados, los espacios y la tecnología.

Basa, que asesora a empresas como Repsol o Vodafone, cree que durante el próximo año las compañías exigirán cada vez requisitos más potentes de seguridad, salubridad y sostenibilidad, con el fin de retener el talento, y pronostica que habrá una “carrera” entre los propietarios por adecuar sus activos inmobiliarios a esos requerimientos.

VUELTA AL CENTRO

Para la directora de la oficina en Madrid de CBRE, Paloma Relinque, si se trata de lucha por el talento joven, la apuesta de las compañías es volver al centro de las ciudades, después de años de ubicación en parques empresariales de las coronas metropolitanas.

Esa tendencia de “vuelta al centro” desde la periferia, que empezó a observarse hace unos dos años, la acaba de materializar Accenture, con su próximo traslado desde La Finca, en el madrileño municipio de Pozuelo de Alarcón, a un edificio que está rehabilitando Merlin Properties en el 83-85 del paseo de la Castellana.

Un contrato firmado en el segundo trimestre del año, en pleno confinamiento, que se suma al de la tecnológica Oracle, pendiente de mudarse desde el Parque Empresarial de Las Rozas, donde lleva quince años, a la antigua sede del BBVA en el edificio Castellana 81, propiedad de GMP.

En Madrid, los nuevos desarrollos y adecuaciones previstos -el proyecto de El Corte Inglés en Castellana 69, la rehabilitación de Azca, el ‘hub’ de Méndez Álvaro y Madrid Nuevo Norte- y en Barcelona con el 22@ podrían dar satisfacción a esa demanda de manera limitada.

NÚCLEOS DE TRABAJO EN ZONAS RESIDENCIALES

Junto a esta tendencia ‘precovid’, que algunas de las principales consultoras creen que se retomará tras la pandemia y que otras niegan, Relinque pronostica una nueva, fruto de la situación vivida por el coronavirus, de descentralización hacia determinadas zonas residenciales.

“Hay una tendencia que todavía no hemos visto, pero que anticipamos, porque hay demanda, que es que algunas empresas se estén planteando poner núcleos de trabajo cerca de zonas residenciales o tener una parte de su espacio en espacio flexible”, explica.

En esa línea, en Colliers International ya están percibiendo -dicen- “movimientos fuera del área histórica de uso de las compañías, sobre todo de las compañías grandes, para mantener una oficina en una zona representativa y reubicar otras divisiones en áreas más descentralizadas, con el objetivo de ahorrar costes”.

Según su director de Oficinas, Martín Galbete, “se está viendo y valorando por las grandes compañías hacer ese tipo de movimientos, pero nadie quiere tomar la decisión, porque supone un cambio importante en la propia cultura de la empresa”.

Galbete, que admite que el sector inmobiliario de oficinas se está viendo afectado por la crisis, tanto en compraventa como en alquiler, confirma que por el momento prima la cautela, hasta que las grandes empresas midan la productividad, el rendimiento, la motivación y los costes de la flexibilidad y diseñen conceptualmente la forma de trabajo que quieren implantar.

“De momento no vemos efectos graves. La gente está cautelosa a la espera de ver el rendimiento de la flexibilización de los horarios, de los días de ir a la oficina y del teletrabajo, y hasta que no se pueda cuantificar también eso, al menos en nueve meses o un año, no van a tomar decisiones”, aventura.

Desde JLL, Jorge Basa apunta al segundo semestre de 2021 para que las compañías tengan una “visión clara” de la situación y tomen sus decisiones a partir del análisis que ahora están efectuando.

En su opinión, la futura estrategia de oficinas de las grandes empresas pasa por tener al 30 % de su plantilla en la zona centro o distrito financiero de la ciudad, al 60 % en los aledaños y al 10 % restante en centros de trabajo flexible, porque se organizan por proyectos.

En el sector hay cierto consenso sobre q ue las empresas finalmente no reducirán el número de metros cuadrados contratados y tampoco consideran que la opción de subarrendar -con poco éxito en España- vaya a cobrar fuerza.

Creen, además, que el hecho de que la toma de decisiones brille por su ausencia es lo que está “salvando un poco” un mercado en el que se estima que la inversión ha bajado un 45 % hasta septiembre y que la contratación ha caído un 60 % interanual.

Laura Ramos

Acerca de ProfesionalesHoy 33858 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy