El PE y países UE, aún divididos sobre el plan de recuperación pospandemia

Bruselas, 5 oct (EFE).- El Parlamento Europeo (PE) y los países de la Unión Europa (UE) no lograron alcanzar este lunes un acuerdo sobre el Fondo de Recuperación postpandemia y el presupuesto para 2021-2027 por las división sobre el montante de este último y el mecanismo para condicionar los fondos al Estado de Derecho.

Las diferencias sobre estos dos puntos amenazan con bloquear un acuerdo que debería llegar cuanto antes si se quiere cumplir el objetivo de que el 1 de enero de 2021 estén listas estas dos herramientas, con las que la UE prevé movilizar 750.000 millones y 1,07 billones de euros, respectivamente.

“Podríamos cerrar un acuerdo mañana, pero no a cualquier precio. Queremos un buen acuerdo y lo que está sobre la mesa no lo es”, dijo el presidente de la comisión parlamentaria de Presupuestos, Johan van Overtveldt, en una rueda de prensa para dar cuenta de la sexta ronda de negociación entra la Eurocámara y el Consejo.

El negociador belga reclamó además que “no se culpe al Parlamento” de que los trabajos avancen despacio y reclamó voluntad a los países.

El punto más difícil de la negociación, con potencial para bloquear el Fondo de Recuperación, es el mecanismo para condicionar el desembolso de fondos europeos al respeto al Estado de Derecho, que genera controversia no solo con el PE, sino entre los propios países.

Esto hace que siete Estados que se oponen a la propuesta de compromiso presentada por Alemania mantengan bloqueada la ratificación en sus parlamentos nacionales del Fondo de Recuperación, que vinculan a que se aprueben al mismo tiempo el presupuesto 2021-2027 y el mecanismo de Estado de Derecho, según fuentes diplomáticas.

Por un lado, Polonia y Hungría piden un mecanismo más laxo y temen que, de dar luz verde al Fondo antes de pactarlo, este acabe siendo más estricto.

Por otro, Países Bajos, Suecia, Dinamarca, Finlandia y Bélgica, que quieren un vínculo más estricto y, a los tres primeros, les preocupa perder sus descuentos en el presupuesto de aprobar el Fondo antes que este.

Dos de los negociadores, José Manuel Fernandes y Valérie Hayes, tildaron de “chantaje” el hecho de que haya países que estén retrasando la ratificación, un trámite que suele llevar mucho tiempo.

Por su parte, el secretario de Estado para la UE alemán, Michael Roth, afirmó hoy en un debate con el pleno de la Eurocámara sobre el tema que “entiende” su descontento con la propuesta de compromiso, pero defendió que lo que plantean “no es un veto, sino una forma de continuar este diálogo”.

La propuesta alemana plante que se puedan retirar fondos a países que no respeten el Estado de Derecho si lo propone la Comisión Europea y lo valida una mayoría cualificada de Estados miembros.

Pero la Eurocámara defiende un mecanismo más estricto, en el que haga falta esta mayoría cualificada para rechazar propuesta de la Comisión, lo que haría más difícil para los afectados bloquear la sanción.

Roth pidió al Parlamento Europeo que “respete el hecho de que la condicionalidad es solo una pieza más del puzzle” y aseguró que el Consejo continuará con los expedientes abiertos contra Polonia y Hungría por incumplir los valores europeos.

Los negociadores parlamentarios advirtieron, no obstante, que no concluirán las negociaciones sobre el presupuesto y el Fondo “si no hay un progreso significativo” sobre Estado de derecho.

Las negociaciones tampoco arrojaron avances sobre la demanda del Parlamento de aumentar el presupuesto para 15 programas emblemáticos, relativos a investigación, transición digital o el programa Erasmus.

Los eurodiputados reclaman que estos programas se refuercen en total con unos 38.500 millones de euros, pero los países se niegan y piden que restrinjan sus demandas a tres o cuatro programas clave.

Acerca de ProfesionalesHoy 33995 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy