La aviación británica pide test de covid a viajeros para recuperar la demanda

Londres, 19 oct (EFE).- El sector de la aviación en el Reino Unido pidió este lunes al Gobierno la implementación de un test de covid-19 para los viajeros a fin de suprimir la cuarentena y ayudar a esta industria a salir de una crisis jamás vista.

El ministro de Transportes, Grant Shapps, y representantes de la industria de la aviación participaron en la conferencia virtual Airlines 2050, en la que se evaluó el alcance del impacto económico de la pandemia y cómo conseguir que las aerolíneas, que están perdiendo millones de euros cada día, puedan sobrevivir.

La industria pide eliminar el actual régimen de cuarentena de 14 días que el Reino Unido exige a todos los pasajeros que entren en el país de áreas con un elevado índice de covid-19.

EL GOBIERNO EXAMINA LA IDEA

Shapps indicó que un grupo de trabajo del Gobierno británico ha propuesto una nueva fórmula que consistiría en un periodo corto de cuarentena -de cinco días- para la persona que ingrese en el país, a lo que seguirá un test de covid-19, financiado por el sector privado, antes de que el pasajero quede liberado.

Esta fórmula, elaborada por funcionarios del Ministerio de Transporte, deberá ser aprobada por el primer ministro británico, Boris Johnson, posiblemente a principios de este noviembre.

“Mis colegas del ministerio y yo hemos acordado el régimen, basado en un simple test facilitado por el sector privado y que correrá a cargo del pasajero, después de un periodo de auto-aislamiento”, explicó el ministro, si bien admitió que para que esto sea extendido a nivel internacional requerirá de la colaboración de otros países.

Para el nuevo consejero delegado de British Airways (BA), Sean Doyle, la solución a la actual crisis pasa por suprimir la cuarentena ya que esa medida “no es la solución”, y consideró que “la mejor manera de tranquilizar a la gente es con la introducción de un test fiable y asequible antes de emprender el vuelo”.

“Para el Reino Unido -dijo-, esta medida reduce la presión en los test que hace la Sanidad pública británica (NHS, en inglés) y la supervisión (policial) del sistema de cuarentena” en vigor.

“Tenemos que poner la economía otra vez en marcha y esto simplemente no es posible cuando se le pide a la gente una cuarentena de 14 días. Pensamos que, incluso si ese periodo de cuarentena es reducido a siete días, la gente no viajará”, añadió.

El directivo, que hace una semana sustituyó al español Alex Cruz al frente de British, dijo que la pandemia ha tenido un “impacto muy profundo” para el sector y admitió la necesidad de resolver la actual crisis antes de poder mirar hacia el futuro.

El consejero de BA informó de que antes de la pandemia la aerolínea tenía doce vuelos diarios entre Londres y Nueva York, pero actualmente hay apenas dos al día y con una reducción de pasajeros.

DIFICULTADES FINANCIERAS

Un portavoz de la Asociación de Agentes de Viajes Británicos (ABTA) dijo este lunes a Efe que “es vital que el Gobierno se centre en reiniciar los viajes y que haya apoyo específico para los viajes de trabajo. La recuperación del viaje se vería ayudada con la introducción de un régimen de test, que aportaría un instrumento importante para mantener los destinos abiertos”.

La ABTA, según el portavoz, está a favor de la introducción de “corredores de viajes” regionales y la puesta en marcha de una recomendación sobre los destinos por parte del Gobierno en lugar de una prohibición general de viajar al exterior.

Tim Alderslade, consejero delegado de Airlines UK, organismo que agrupa a las aerolíneas registradas en el Reino Unido, alertó de que las compañías aéreas se están quedando sin dinero y avisó de que las británicas pueden resultar perjudicadas si, con el tiempo, las aerolíneas extranjeras subsidiadas por sus respectivos países, como Air France o KLM, se quedan con los “slots” (turnos de despegue y aterrizaje) en los aeropuertos del país.

Los representantes de la industria de la aviación británica hicieron hincapié, además, en las dificultades que hay para los vuelos de larga distancia y estimaron que no se vislumbra una recuperación de estos viajes hasta dentro de cinco años.

También coincidieron en la importancia de recuperar la confianza de los pasajeros y alertaron de que, sin un régimen de test, algunas aerolíneas no superarán el invierno boreal.

Unas 55.000 empleados del sector aéreo se beneficiaron del programa establecido por el Gobierno británico tras el confinamiento dispuesto en marzo, por el que el Ejecutivo pagó hasta el 80 % de los sueldos de los empleados afectados.

Viviana García

Acerca de ProfesionalesHoy 34426 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy