Iberdrola gana un 4,7 % más y compra una eléctrica en EEUU por 3.663 millones

Madrid, 21 oct (EFE).- Iberdrola ganó 2.681 millones de euros en los primeros nueve meses del año, un 4,7 % más que en el mismo periodo de 2019 y, pese a que la caída de la demanda y la morosidad por la covid-19 le ha restado 203 millones en su beneficio neto, hoy mismo ha anunciado la compra de una compañía eléctrica en Estados Unidos por la que desembolsará 3.663 millones.

La operación, que se comunicaba poco antes de la publicación de los resultados, colocará a Avangrid, la filial estadounidense de Iberdrola, a través de la cual se efectuará la compra, como una de las mayores compañías del sector estadounidense, ya que pasará a contar con diez eléctricas reguladas en seis estados (Nueva York, Connecticut, Maine, Massachusetts, Nuevo México y Texas).

Además, será el tercer operador de renovables de Estados Unidos, con presencia en 24 estados.

El presidente de la compañía, Ignacio Sánchez Galán, en la conferencia con analistas para informar de los resultados y de esta operación, ha señalado que ésta era una “oportunidad única”, pues supone incorporar 4.000 millones en activos regulados.

En total, los activos resultantes de la integración de PNM en Avangrid ascenderán a más de 40.000 millones de dólares (33.826 millones de euros) y el resultado bruto de explotación de las dos compañías combinado es de unos 2.500 millones de dólares (2.114 millones de euros) y el beneficio neto de 850 millones de dólares (719 millones de euros).

La capacidad instalada será de 10,9 gigavatios (GW) -incluidas las plantas de carbón de las que PNM se habrá desprendido antes de 2022, cuando la integración se haga efectiva-, tendrá más de 168.000 kilómetros de redes y gestionará 4,1 millones de puntos de suministro.

PNM es una compañía eléctrica estadounidense domiciliada en el estado de Nuevo México que desarrolla negocios regulados, principalmente de transporte, distribución y generación eléctrica en los estados de Nuevo México y Texas, y ya tenía relación con el grupo Iberdrola, puesto que transporta la electricidad generada por un parque eólico suyo en Nuevo México a California.

Esta operación supone un nuevo impulso a la actividad de Iberdrola en el exterior, que suma con ésta ocho operaciones corporativas este año, mediante las que ha entrado en Australia (compra de Infigen) y en Japón y Suecia con carteras de 12,3 GW eólicos marinos, y ha reforzado su presencia en Francia, Reino Unido y Brasil.

El presidente de Iberdrola ha manifestado que la operación es consecuencia de la estrategia que ha seguido el grupo durante más de veinte años, una “operación amistosa, centrada en negocios regulados y en energías renovables, en países con buena calificación crediticia y estabilidad jurídica y regulatoria y que ofrecen oportunidades de crecimiento futuro”.

En cuanto a inversiones en geografías donde el grupo ya está presente, ha señalado que se desvelarán el próximo 5 de noviembre, cuando Iberdrola presentará sus perspectivas estratégicas, y respecto a México ha indicado en la conferencia con analistas que la compañía no hará más inversiones en ese país, si su gobierno no lo quiere.

La operación de compra de PNM por Avangrid supondrá un desembolso por parte de ésta de 4.317,5 millones de dólares (3.663,5 millones de euros), aunque al asumir la deuda de PNM el valor de empresa se eleva a aproximadamente 8.300 millones de dólares (7.019 millones de euros), unos costes que se financiarán vía deuda y también por una ampliación de capital.

En concreto, Avangrid emitirá 700 millones de deuda y el resto lo hará a través de la ampliación del capital de esta compañía, a la que acudirá Iberdrola para mantener el 81 % que posee en la misma.

Con ella se quiere evitar el impacto que pueda tener la operación en los ratios de deuda, del que han advertido las agencias de calificación.

En cuanto a los resultados presentados este miércoles por la eléctrica, el beneficio neto aumenta un 4,7 % más sobre los nueve primeros meses de 2019 y alcanza los 2.681 millones de euros, impactado en 203 millones por la caída de la demanda y la morosidad.

El resultado bruto de explotación (ebitda) se cae un 2 %, hasta los 7.345,2 millones, con un impacto de 216 millones de euros por la covid-19, que ha generado un incremento estimado de las provisiones por insolvencias en los primeros nueve meses de 2020 que asciende a 92 millones de euros.

A pesar de este contexto, Iberdrola ha alcanzado un récord de inversiones al alcanzar los 6.638,1 millones de euros hasta septiembre, un 22,9 % más que en el mismo periodo del año pasado, y Sánchez Galán se ha mostrado confiado en alcanzar el objetivo de 10.000 millones de inversión marcado para este año.

El grupo Iberdrola mantiene también otras de sus previsiones para este año, como la de que el beneficio neto tenga un crecimiento de un dígito medio/alto.

Acerca de ProfesionalesHoy 34450 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy