La hostelería riojana cierra a las nueve con amargura y tristeza

Logroño, 23 oct (EFE).- La hostelería riojana ha cerrado este viernes a las 21.00 horas sus establecimientos con una sensación de amargura, tristeza y de entender que es “casi la puntilla” para este sector que tanto sufre por la pandemia de la covid-19, han explicado a Efe algunos de ellos.

Desde este viernes y hasta el 7 de noviembre, La Rioja tiene en vigor diversas medidas restrictivas para tratar de parar la extensión del coronavirus, como el confinamiento perimetral de toda la comunidad, salvo causas justificados; y el cierre a las 21 horas de establecimientos que no sean de primera necesidad.

Fernando Elías, presidente de la Asociación de Hosteleros de la Zona de La Laurel de Logroño, una de las calles más típicas del tapeo y restauración de España, ha explicado a Efe que el cierre a las nueve de la noche supone “la puntilla” para muchos de estos negocios.

“En España, a las nueve, es cuando la gente empieza a salir a alternar y cerrar a esta hora deja pocas posibilidades de hacer negocio”, ha apostillado Elías.

Ha añadido que “en estos negocios cuesta mucho dinero levantar la persiana y con esta medida casi nos han dado la puntilla”.

Para él, una solución sería que estos establecimientos puedan estar abiertos hasta las 23:00 horas, como en otras ciudades; dar un margen para que las personas lleguen a sus casas y, después, establecer un toque de queda hasta las 5:00 horas de día siguiente.

Sin ese toque de queda, ha señalado, los restaurantes y bares están cerrados a las nueve de la noche, pero las personas pueden estar en la calle, juntarse en sus casas, merenderos, parques..

Por otra parte, el hostelero Álvaro González, de la Hamburguesería Bococa, emplaza en una de las calles céntricas de Logroño, ha añadido que no comprende esta medida, que supone una situación de “bloqueo” para el sector, donde “la seguridad es máxima” ante la covid-19.

“Cerrar a las nueve de la noche supone que las cenas están muertas en los restaurantes y bares porque puede ser que en Noruega sea una hora tardía, pero en España es cuando la gente se junta, se toma una caña y luego cena”, ha subrayado.

Se ha preguntado si el virus no da problemas a las tres de la tarde y sí a las nueve, “es algo que no entendemos”, por lo que esta medida produce en el sector “una sensación de desamparo y de incertidumbre”.

También ha pedido a las administraciones que escuchen al sector y conozcan por dónde “se desangra” la hostelería para tratar de encontrar una solución.

Hacia las 20:45 horas, los hosteleros han avisado a los clientes que estaban en las terrazas, dado que no se puede consumir en las barras, que quince minutos después debían abandonar los establecimientos.

“Nuestros clientes -ha señalado- se han portado muy bien, desde la tristeza y con la sensación de incomprensión y de no entender por qué se tienen que levantar. Es una sensación amarga y frustrante”.

Acerca de ProfesionalesHoy 34405 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy