La segunda ola frena la recuperación de la demanda de las plataformas de VTC

Madrid, 26 oct (EFE).- Las plataformas de gestión de vehículos de transporte con conductor (VTC), como Uber o Cabify, están sufriendo la segunda ola del coronavirus con una ralentización en el ritmo de recuperación de sus negocios, iniciado tras el confinamiento.

Fuentes de Cabify, una de las dos grandes plataformas que operan la mayor parte de los vehículos del sector en España, aseguran a Efe haber notado este parón en las últimas semanas tras haber registrado aumentos en su actividad “de doble dígito” tras levantarse el estado de alarma.

Desde la otra gran plataforma de VTC, el director general de Uber en España, Juan Galiardo, apunta que, pese a haber recuperado el número de trayectos “más rápido de lo esperado”, las nuevas restricciones de movilidad que trae consigo la expansión del virus en esta segunda ola “dificulta mucho predecir el impacto que tendrá en nuestra actividad durante los próximos meses”.

A pesar de esta incertidumbre, Galiardo espera recuperar en España los niveles de movilidad previos al coronavirus “a finales de este año”.

Los efectos que la pandemia ha tenido en ambas plataformas han sido notables: mientras que Cabify, que es española, llevó a cabo un ERTE de reducción de jornada al 50 % para toda su plantilla, Uber aplicó un ERE al 30 % de sus trabajadores, lo que supuso el despido de 30 trabajadores.

Cabify no difunde sus cuentas, por lo que se desconoce la evolución reciente de su negocio. La estadounidense Uber, que sí cotiza y sí debe de dar cuenta de sus resultados, perdió en el primer semestre en todo el mundo 4.711 millones de dólares (3.977 millones de euros).

Las empresas que gestionan las flotas de vehículos que operan a través de ambas plataformas también están teniendo dificultades, reduciendo en algunos casos su número de coches y viéndose incluso obligadas a tener que llevar a cabo Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) durante estos meses, según la compañía estadounidense.

LA SEGURIDAD COMO NUEVA PRIORIDAD

Ante una nueva normalidad en la que la higiene personal y el distanciamiento social se han convertido en dos normas básicas del día a día, el sector se ha tenido que adaptar haciendo de la seguridad su bandera.

Ambas compañías han puesto en marcha medidas que les han valido el certificado de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) en la lucha contra la covid-19.

Cabify anunció hace unos días que repartiría 2.800 mamparas de seguridad para todos los vehículos que operan con ellos, con el objetivo de alcanzar el 95 % de coches en noviembre a los que dará prioridad a la hora de asignar trayectos.

La compañía española afirma que, actualmente, “más del 95 % de los viajes en España se realizan en un vehículo con mampara protectora”, y que el 93 % de los usuarios considera “importante” o “muy importante” que el vehículo cuente con ella.

Ambas plataformas también han repartido desde el inicio de la pandemia equipos de protección individual y mantienen una desinfección constante de los coches, además de usar la tecnología para comprobar el estado y las necesidades en tiempo real de los vehículos y conductores.

PRESENTE Y FUTURO CON EL TAXI COMO ALIADO

El futuro del sector no parece en riesgo, pero tanto Uber como Cabify coinciden en la necesidad de seguir avanzando hacia una movilidad más sostenible en la que todos los medios de transporte tengan su espacio, incluidos los taxis.

Según el registro del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, a 1 de octubre hay 16.491 licencias de VTC concedidas en el territorio nacional, además de 252 autonómicas localizadas principalmente en Canarias y, en menor medida, en Cantabria.

De esas licencias nacionales, 13.662 pertenecen a vehículos que operan en Madrid, Andalucía o Cataluña, lo que representa un 83 % del total; Madrid, con 8.357 VTC, da cabida a algo más del 50 % nacional.

A estas cifras hay que sumar los taxis que ofrecen sus servicios a través de Uber y Cabify en algunas ciudades españolas, cuyo número total se desconoce, aunque Galiardo asegura dar cabida “a más de 700 taxistas” en su plataforma solo en la capital.

Uber cree que el sector VTC puede jugar un papel importante en la recuperación del taxi, ya que, según su director general en España, la salida de la crisis de estos últimos está siendo más lenta.

A su juicio, Uber puede contribuir “a mantener puestos de trabajo tanto en el sector VTC como en el del taxi”, ya que cada vez se unen más taxis a la plataforma, principalmente en Madrid, aunque esperan hacer lo mismo en otras ciudades si la legislación se lo permite.

Por su parte, Cabify ve imprescindible seguir apostando por innovación e inversiones, para lo que se necesitará “estabilidad y seguridad jurídica” que fomenten esta situación, así como una Ley de Unidad de Mercado que permita “articular políticas transversales”.

Galiardo asegura que son “optimistas” con el futuro, un futuro que cada vez sea más sostenible con el objetivo de convertirse en una plataforma cero emisiones en 2040 y apostar por un nuevo modelo de transporte multimodal.

Por ello, considera imprescindible que la situación de pandemia actual no desencadene en una “involución hacia el uso del coche privado”.

Acerca de ProfesionalesHoy 34450 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy