“Sin apenas progreso” en negociaciones para desbloquear el fondo recuperación

Bruselas, 28 oct (EFE).- La décima reunión del llamado trílogo europeo -Eurocámara, Consejo y Comisión- para tratar alcanzar un acuerdo sobre el presupuesto de la Unión Europea para 2021-2027 y del Fondo de Recuperación por la pandemia terminaron “sin apenas progreso” esta noche, informó la presidencia alemana de la UE.

“Las negociaciones trilaterales sobre el presupuesto de la UE y el Fondo de Recuperación terminaron sin apenas progreso esta noche. Las negociaciones siguen siendo muy difíciles, quedan lagunas sustanciales. Las conversaciones continúan a nivel técnico”, tuiteó el portavoz de la presidencia alemana de turno de la Unión Europea, Sebastian Fischer.

La imposibilidad, por el momento, de superar esas “lagunas sustanciales” puede hacer que se demore la entrada en vigor del presupuesto de la Unión Europea para 2021-2027 y del Fondo de Recuperación por la pandemia más allá de enero de 2021 si persiste el bloqueo en la negociación.

En un comunicado, los seis negociadores de la Eurocámara aseguraron que este miércoles habían hecho “una propuesta innovadora” sobre “el tema crítico de cómo contabilizar los costes de la deuda común en el próximo presupuesto de la UE a largo plazo”, y que el Consejo “la ha rechazado ciegamente”.

En este décimo diálogo trilateral, los representantes del Parlamento y el Consejo revisaron todos los temas pendientes en la negociación, según los eurodiputados.

En cuanto a la cuestión de los complementos presupuestarios que reclaman para los 15 programas emblemáticos de la UE, entre ellos el Erasmus, el Consejo “endureció aún más su postura mientras que el Parlamento propuso una serie de aperturas”, dijeron los miembros del equipo de negociación del Parlamento.

“Esta noche, hemos ofrecido al Consejo contar los costos del (programa de recuperación Next Generation) NGEU por encima de los topes, pero sin redistribuir los 12.900 millones de euros a los programas insignia”, concretaron los diputados.

El programa NGEU, logrado en julio pasado, está dotado con un fondo financiero de 750.000 millones de euros, repartidos en 390.000 millones para ayudas no reembolsables, y 360.000 millones en préstamos disponibles a través del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR).

Su nueva propuesta, según los negociadores del Parlamento Europeo, “dejaría un importante margen sin asignar que sería muy bienvenido para financiar necesidades imprevistas en los próximos años, dados los tiempos difíciles que estamos atravesando”.

Y además, añadieron en su comunicado, “el Consejo conservaría el pleno control sobre si este margen se utiliza o no para gastos adicionales en el futuro”.

“El Consejo se ha negado ciegamente a considerar este posible avance, argumentando una vez más que esto estaba tocando una ‘línea roja’ establecida por la cumbre del Consejo Europeo de julio de 2020. El Parlamento tiene un mandato de negociación; el Consejo tiene una serie de líneas rojas”, lamentaron.

Una versión que el portavoz de la presidencia alemana, Sebastian Fischer, rechazó de plano en un tuit posterior: “¿Asistimos a diferentes negociaciones? No había ni una nueva propuesta sobre la mesa ni un intento de avance”.

Y, a continuación, en un tono más conciliador, Fischer añadió: “Continuemos las negociaciones políticas la semana que viene como muy tarde. Estamos listos”.

El Parlamento Europeo (PE) pide un incremento de 39.000 millones de euros para el periodo 2021-2027, pero la presidencia del Consejo, que ostenta este semestre Alemania, calcula que con el sistema propuesto por la Eurocámara el aumento equivaldría en realidad a 90.000 millones, una cifra inaceptable para los Estados.

Sin embargo, según los eurodiputados encargados de la negociación, la oferta que ha puesto sobre la mesa es “100% compatible” con el acuerdo histórico del 21 de julio de 2020.

“El Consejo inventa nuevas ‘líneas rojas’ para sí mismo a lo largo del camino. En esta etapa de las negociaciones, y en el contexto actual, esto es irresponsable”, concluyó el equipo negociador del PE.

Las negociaciones entre ambas instituciones deben desembocar en un acuerdo para poner en marcha el plan de recuperación acordado en julio por los líderes de los Veintisiete, que en varias partes requiere el visto bueno de la Eurocámara.

Para que este eche a rodar es imprescindible que los parlamentos nacionales ratifiquen también la legislación que permitirá emitir deuda para financiarlo, un proceso largo que varios países rehúsan poner en marcha mientras no haya un acuerdo global sobre todos los elementos del paquete.

Acerca de ProfesionalesHoy 34468 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy