El precio del cerdo cae en China y pone la inflación en mínimos desde 2009

Pekín, 10 nov (EFE).- El índice de precios al consumidor (IPC), principal indicador de la inflación en China, marcó su menor avance desde octubre de 2009 después de que los precios del cerdo, la carne favorita en el país, cayeran tras 19 meses de subidas provocadas por una epidemia de peste porcina africana.

Según los datos oficiales publicados hoy por la Oficina Nacional de Estadística (ONE), el IPC se elevó un 0,5 % interanual en octubre, un registro en el que no se movía desde hacía once años.

En septiembre este índice ya había marcado su punto más bajo de 2020 al subir un 1,7 %, pero, pese a ello, esa marca fue 1,2 puntos porcentuales superior a la del décimo mes del año, que también supone la primera ocasión en la que el IPC se eleva menos de un 1 % desde marzo de 2017.

El estadístico de la ONE Dong Lijuan también achacó esta evolución a que la base comparativa -es decir, los datos de octubre de 2019- fue particularmente alta. No obstante, dejando de lado la comparación interanual, los precios minoristas de octubre fueron un 0,3 % inferiores a los registrados en septiembre, apuntó la institución.

ALEGRÍA EN EL MERCADO: EL CERDO BAJA POR FIN

El IPC cayó finalmente por debajo de lo esperado por los analistas, que pronosticaban una moderación del avance hasta cerca de un 0,8 %.

El principal protagonista de la variación fue, como es habitual desde hace casi dos años, la carne de cerdo, cuyos precios han sufrido una tremenda volatilidad por una epidemia de peste porcina africana, que acabó con decenas de millones de animales en China y planteó graves problemas en la producción.

Sin embargo, en esta ocasión el cerdo destacó por un motivo diferente: por primera vez tras 19 meses de subidas, sus precios bajaron -concretamente, un 2,8 % con respecto a octubre de 2019-, lo que contrasta con las apreciaciones del 25,5 % de septiembre y el 52,6 % de agosto.

En octubre, la carne de chancho se vendió a un precio un 7 % inferior al de septiembre.

Dong apuntó a una todavía mayor recuperación de la capacidad de producción de cerdo, lo que ha facilitado también una mejora en el suministro de esta carne, la más consumida por los chinos.

“El IPC seguirá bajando a corto plazo a medida que el suministro de carne de cerdo se continúe recuperando del brote de peste porcina africana del año pasado”, prevé Julian Evans-Pritchard, analista para China de la Consultora Capital Economics.

En general, los precios de los alimentos subieron un 2,2 %, mientras que los de otros tipos de productos englobados en el IPC se mantuvieron de nuevo en el mismo nivel que durante el mismo mes de 2019.

“Si los incrementos intermensuales de los precios se mantienen apagados en los próximos meses, hay posibilidades de que el IPC caiga en terreno deflacionario”, advierte Jingyang Chen, economista de HSBC.

LOS PRECIOS DEL CRUDO SIGUEN PESANDO SOBRE EL IPP

La ONE también divulgó el índice de precios a la producción (IPP), indicador de la inflación mayorista, que en octubre volvió a caer un 2,1 %, al igual que en el mes anterior, cuando puso fin a tres meses consecutivos de moderación de las bajadas.

En la comparación con septiembre, los precios mayoristas no sufrieron variación alguna, mientras que en los cuatro anteriores había registrado variaciones intermensuales positivas que pasaron del 0,4 % de junio al 0,1 % del noveno mes del año.

De los 40 sectores industriales analizados, 12 registraron aumentos en sus precios y 18, bajadas, mientras que los 10 restantes se mantuvieron en los mismos niveles que en septiembre.

Regresando a términos interanuales, destacan de nuevo las caídas en las industrias de extracción de crudo y gas (30,4 %) así como en otras relacionadas como el procesado de petróleo, carbón y otros combustibles (18,5 %) o la manufactura de fibras químicas (13,8 %), precisamente -explica Dong- debido a la “volatilidad” en los precios del crudo.

De cara al futuro de la inflación en China, Evans-Pritchard prevé una mayor “presión en los precios por parte de la demanda” debido al repunte del consumo y a las políticas de estímulo impulsadas por el Gobierno, que se centran en la infraestructura.

En su opinión, Pekín no dará tanta importancia a la volatilidad de los precios alimentarios y “se centrará en la recuperación de la inflación subyacente”, por lo que prevé una subida de los tipos de interés por parte del banco central en 2021.

Acerca de ProfesionalesHoy 34405 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy