BBVA vende su filial en EE.UU. para crecer en otros mercados

Madrid, 16 nov (EFE).- BBVA ha anunciado la venta del 100 % de su filial en Estados Unidos a PNC por 9.700 millones de euros, una operación con la que reforzará su capital y podrá abordar distintas opciones, entre ellas elevar el dividendo, recomprar acciones o hacer alguna compra o fusión dentro o fuera de España.

La transacción, pendiente de la autorización de los supervisores locales, ha cogido por sorpresa al mercado y ha tenido una excelente acogida, con los títulos del banco, que han llegado a subir un 20 %, liderando las alzas del IBEX.

El banco calcula un impacto positivo en el ratio de capital Common Equity Tier 1 (“fully loaded”) de aproximadamente 300 puntos básicos, y un resultado positivo neto de impuestos de aproximadamente 580 millones de euros.

CAPITAL PARA CRECER EN OTROS MERCADOS

El presidente del banco, Carlos Torres Vila, ha valorado la operación que representa “casi el 50 % de la capitalización bursátil de BBVA para un negocio que genera menos del 10 % de nuestro beneficio”.

Y ello a un precio que representa 19,7 veces el resultado obtenido por la unidad en 2019 y que es “más de dos veces y media el valor que los analistas asignan a esta filial”, con lo que la creación de valor para los accionistas es “muy significativa”.

Además del capital que genera, ofrece “una gran flexibilidad estratégica”, añade Torres Vila, “para invertir de forma rentable en nuestros mercados, impulsando nuestro crecimiento a largo plazo y apoyando a la economía en la fase de recuperación, así como para incrementar nuestra remuneración al accionista”.

MAS VALOR PARA LOS ACCIONISTAS

El valor neto contable del banco, ha explicado Torres Vila en una conferencia con analistas, aumentará en 1.500 millones de euros, tras una venta con grandes “connotaciones positivas, ya que refuerza nuestra solvencia y nos da opciones estratégicas para seguir maximizando valor para los accionistas”.

“La venta genera un valor enorme para nuestros accionistas” y nos da solidez y “mucha flexibilidad estratégica”, para utilizar ese capital en “mercados líderes con franquicias rentables”, así como para aumentar la retribución al accionista, han precisado.

En cualquier caso, la entidad tiene tiempo para hacer sus planes, entre 6 y 9 meses, que es lo que tardarán las autoridades pertinentes en dar todas las autorizaciones a esta operación, además de que el Banco Central Europeo (BCE) no levantará hasta 2021 el veto impuesto el pasado abril a la banca para repartir dividendos.

La venta generará 300 puntos básicos de capital, con lo que la entidad se situará casi 600 puntos por encima de lo requerido por las autoridades en términos de CET1 “fully loaded”, lo que le permitirá tener músculo suficiente para mejorar el dividendo y también para acometer una recompra de acciones “relevante” y aprovechar los bajos precios.

FUSIONES

En una conferencia con analistas, Torres Vila y el consejero delegado del banco, Onur Genç, no han hablado abiertamente de compras, pero sí han admitido que el crecimiento inorgánico en franquicias donde puedan generar valor está entre las opciones a considerar.

Torres Vila y Genç tampoco quisieron adelantar si están considerando entrar en el baile de fusiones que ya ha comenzado en España y han dicho, como hacen en cada rueda de prensa, que analizarán todas las oportunidades, verán si encajan en su estrategia y sobre todo, si generan valor para sus accionistas a largo plazo.

Por lo que respecta a la recompra de acciones, para la que es necesario el beneplácito del Banco Central Europeo (BCE), hay que esperar a que se cierre la operación, dentro de entre 6 o nueve meses; en todo caso, “nuestra intención es hacer una recompra relevante”, han asegurado.

BBVA EN ESTADOS UNIDOS

BBVA está presente en la denominada región del Sunbelt de Estados Unidos -el sur del país desde la costa atlántica hasta el Pacñifico-, con más de 100.000 millones de dólares en activos, 637 oficinas y posiciones destacadas en Texas, Alabama y Arizona.

Aunque BBVA estableció una sucursal en Nueva York en 1988 y realizaba operaciones de transferencias monetarias entre Estados Unidos y México desde 1994, no fue hasta septiembre de 2004 cuando logró establecerse definitivamente en el país gracias a la compra de Valley Bank y sus cuatro sucursales californianas.

En 2005, BBVA compró el banco fronterizo de Texas, Laredo National, y apenas un año y medio más tarde, a finales de 2006, anunció que se hacía con el Texas State Bank y el State National Bank.

Y en febrero de 2007, BBVA llevó a cabo su mayor operación hasta la fecha en EE.UU., la compra de Compass Bank, lo que permitió triplicar el volumen de activos y el paso previo para introducir la marca BBVA Compass.

Acerca de ProfesionalesHoy 34561 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy